Política Sectores

Siempre con las víctimas, han pasado doce años desde el 11-M

Se vuelva a homenajear en la capital a las víctimas del ataque terrorista del 11 de marzo de 2004, cuando se cumplen doce años del atentado

Políticos de todos los grupos parlamentarios, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, trabajadores de emergencias y representantes de las cuatro asociaciones de víctimas del terrorismo han homenajeado este viernes, 11 de marzo, a las 192 víctimas de los atentados.

Han pasado ya 12 años desde el fatídico 11 de marzo de 2004, pero la memoria colectiva no olvida uno de los días más negros de la historia de nuestro país. Por esta razón, se ha querido volver a realizar este acto de respeto y recuerdo, centrándose en esta ocasión en la unidad y en la necesidad de responder todos al unísono a la amenaza del terrorismo.

El emplazamiento seleccionado ha sido la fachada de la Real Casa de Correos, en plena Puerta del Sol de Madrid, donde existe una placa colocada en recuerdo de todas las personas fallecidas en el atentado y donde se ha colocado una corona de laurel, en presencia de representantes políticos del más alto nivel, trabajadores de emergencias y las representantes de las asociaciones de víctimas.

Ha acompañado la ceremonia, como hilo musical, el Requiem de Mozart y el himno de España. Mientras tanto, las campanas de todas iglesias de Madrid han tocado al unísono durante dos minutos, a las 9 horas de la mañana. Un repique que se ha escuchado durante el homenaje.

Pero este no ha sido el único acto que se ha celebrado en este sentido, ya que se ha recordado a los afectados desde todos los puntos de España.

Representantes de Madrid

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, que ha comparecido junto a la alcaldesa, ha apostado por “dejar de lado todo lo que separa, para luchar juntos por lo importante”, para finalizar declarando que “es el cariño a las víctimas y la unidad frente al terrorismo”.

Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha calificado la catástrofe como una “barbaridad”, que no puede volver a ocurrir.

Diario Financiero