Empresas Sectores

Soria prevé que en el primer trimestre de 2015 se dará una “situación similar” de los precios de la electricidad a la de 2014

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, prevé para el primer trimestre de 2015 una “situación similar” de los precios de la electricidad que la de 2014, cuando disminuirá en conjunto un 4,9%, y confirma un descenso de la factura del gas próximo al 3% en el inicio del año.

Así lo señaló Soria en una entrevista concedida a Servimedia, en la que auguró que si el precio de la electricidad por megavatio (MW) se sitúa entre 47 y 48 euros como marcan los mercados de futuro, “estaremos más o menos en una situación similar” a la actual.

No obstante, matizó que dependerá “mucho” de la evolución de las condiciones climatológicas, ya que “cuanto más agua y viento, más energía hidráulica y eólica hay y más bajo es el precio”.

Al mismo tiempo, apuntó, cuanta más energía de este tipo entra “más incentivos a la inversión hay que pagar y por tanto más aumentan costes regulados del sistema”, y explicó que uno de los “problemas” es que se paga por el exceso de capacidad que “no utilizamos”.

Por otra parte, sobre el precio del gas, Soria sostuvo que está disminuyendo por la bajada del petróleo, al haber una “relación directa”, así como por la metodología para retribuir las infraestructuras gasistas en España. Con los últimos cambios introducidos en esta materia, el ministro prevé que en 2015 “va a empezar a notarse”, al tiempo que destacó que la disminución del recibo del gas estará “en torno al 3%”.

EVOLUCIÓN Y BONO SOCIAL

En concreto, las previsiones que maneja Industria apuntan a una bajada del precio de la energía eléctrica del 4,9% en el conjunto del año, superior al descenso del 3,7% del año pasado y tras el aumento del 7,2% de media anual entre 2004 y 2012. Por su parte, el precio del gas de consumo doméstico concluirá el año con un repunte del 0,5%, inferior también a la subida del 5,7% marcada en 2013 y al incremento del 6,2% de media anual entre 2004 y 2012.

Respecto a la posibilidad de la creación de un bono social para el gas, similar al eléctrico, el ministro apuntó que en el momento de la fijación del eléctrico había un contexto inflacionista, de pérdida de poder adquisitivo, si bien ahora el proceso es “exactamente el contrario”.

En este sentido, sostuvo que la bajada de los precios “tiene implícitamente también desde el punto de vista del consumo energético un carácter de bono social” y “esa es la razón por la cual no hay ninguna decisión”.

MÁS MEDIDAS EN CARBURANTES

Por otra parte, respecto al descenso de los precios de los carburantes, Soria subrayó que obedece a la bajada del precio del crudo, pero “también porque hemos adoptado medidas para introducir más competencia”.

Entre otras, recordó que con la modificación de la Ley de Hidrocarburos en 2013 se introdujeron medidas como el límite de un máximo del 30% del número de estaciones de servicios de un mismo operador en una isla o provincia.

En cualquier caso, a pesar del abaratamiento de los carburantes el titular de Industria aseveró que “todavía hay más margen de maniobra para introducir competencia a nivel mayorista y minorista”, ya que “no deja de ser una oportunidad el hecho de que esté en tramitación” la modificación de la Ley de Hidrocarburos.

Por ello, Soria instó a la oposición a que proponga medidas, ya que desde el Gobierno están “totalmente abiertos”, si bien por el momento no hay ninguna medida concreta decidida, aunque la bajada del límite máximo del 30% del número de estaciones de servicio de cada operador por provincia “podría ser una opción”.

“Creo que no es bueno el que haya la percepción, aunque muchas veces no coincide con la realidad, de que los precios no bajan tanto como debieran”, y es que “el coste de la cotización internacional de la gasolina es la referencia para ver cuánto pesa la materia prima en cada litro de gasolina” y supone un 35% del total, indicó.

“Hay un 65% del precio que el que esté el petróleo a 120 dólares o a 60 no influye”, al corresponderse con los impuestos y los márgenes de distribución, que “en España son superiores a los de la UE”, concluyó.

SERVIMEDIA