Política Sectores

Tsipras califica de absurdas e inaceptables las propuestas de los acreedores

Grecia ofrece una propuesta a Europa que permitiría una quita de 72.000 millones

El presidente griego, Alexis Tsipras, ha calificado de “absurdas” e inaceptables las propuestas planteadas por los acreedores griegos para desbloquear nuevas ayudas financieras. Sin embargo, manifiesta que la posibilidad de llegar a un acuerdo está “más cerca que nunca”, puesto que Atenas había presentado propuestas realistas que no son indiferentes a las necesidades de dichos acreedores.

“Las propuestas remetidas por los acreedores no son realistas”, indicó el presidente del Gobierno y mantiene que Grecia “no puede dar su consentimiento a proposiciones absurdas”. Aún con todo, Tsipras reafirmó la necesidad de lograr un alivio de la carga de la deuda, al igual que una rebaja en los superávits primarios exigidos y manteniendo la protección a los pensionistas.

Grecia había propuesto el pasado lunes un acuerdo sobre la reestructuración de su deuda que le permitiría una quita del 50 por ciento del préstamo contratado con el Fondo Europeo de Estabilidad Europea (FEEF, antiguo fondo de rescate). Esta quita del 50 por ciento quedaría en 72.000 millones de euros, según un documento filtrado por el diario Financial Times.

El plan prevé una reducción de su deuda de casi el 180 por ciento del PIB al 93 por ciento en 2020 y al 60 por ciento en 2030, reestructurando la deuda que debe al Banco Central Europea, al Fondo Monetario Internacional, al fondo de rescate europeo y el resto de países de la Unión Europea.

Grecia podría así reducir su deuda mientras que el coste para los acreedores sería mínimo gracias a la multiplicación por dos del tipo de interés para los 72.000 millones de euros que el país heleno devolvería tras el vencimiento del préstamo.

Con este nuevo plan, el Gobierno heleno ganaría tiempo para pagar al BCE los 6.700 millones de euros que le debe y abonaría prácticamente la totalidad de su deuda con el FMI (9.700 millones de euros) este año.

El problema es ahora la respuesta de las instituciones europeas porque el diario británico considera poco probable que la Eurozona acepte un plan que reconoce que Grecia no va a pagar su deuda.

BCE

En el documento, Grecia propone que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) le preste los 27.000 millones de euros en bonos al país, los cuales utilizaría para cancelar los bonos que actualmente están en manos del BCE.

Al pasar a deber al MEDE y no al BCE, Grecia podría pagar intereses más más bajos y una prolongación en el vencimiento del préstamo.

Si la institución acepta el acuerdo, tendría un efecto inmediato para el país porque en verano vencen los bonos en manos del BCE, los cuales tienen un valor de 6.790 millones de euros, y Grecia no está en situación de devolver.

FMI y Europa

Para la devolución de la deuda al FMI, Atenas propone que se pague el 45 por ciento de forma inmediata utilizando los beneficios de los bonos helenos que están en manos de sistema monetario europeo. Esta cantidad supondría 9.000 millones de euros.

Además, el Gobierno de Tsipras propone transformar los préstamos bilaterales correspondientes al primer rescate en bonos cuyo interés vaya ligado a la evolución del PIB heleno con sus socios europeos.

Así, ampliaría todavía más los vencimientos de un primer rescate que ha sido reestructurado en múltiples ocasiones.

Yasmina Pena