Política Sectores

Tsipras saca adelante la propuesta en el Parlamento griego

Las tensiones, los recortes y la ausencia de Varoufakis marcaron la jornada

La propuesta helena que contempla importantes recortes en todos los ámbitos (incluidas subidas del IVA y reducción de las pensiones) como contrapartida de un tercer rescate, salió adelante en la madrugada del sábado 11 de julio en el Parlamento de Atenas. El primer ministro, Alexis Tsipras, lo consiguió, aunque no sin tensiones.

La votación contó con los votos a favor de 251 diputados, 32 en contra, 8 abstenciones y 9 ausencias. El voto mayoritario lo ofrecieron la mayoría de Syriza, los diputados de ANEL (nacionalistas griegos independientes y socios de Gobierno), los conservadores de Nueva Democracia (ahora dirigidos por Vangelis Mermarakis y que en España equivaldría al Partido Popular), los socialdemócratas de PASOK ( el equivalente al PSOE en nuestro país) y los centristas de To Potami. Los votos en contra fueron emitidos por los neonazis de Amanecer Dorado, los comunistas del KKE y dos de diputados del partido encabezado por Tsipras. Fueron los diputados de Syriza (8) los que prefirieron abstenerse. Entre ellos, la presidenta del Parlamento Zoé Konstandopulu y el actual ministro de Energía Panayotis Lazafanis.

No hay que olvidar la polémica en torno al voto del ex ministro de Finanzas Yanis Varoufakis. Anunció, vía Twitter, que no estaría presente en la votación por asuntos familiares. Confió en que “podría ofrecer su voto a favor por delegación”, pero el reglamento finalmente no lo permitió.

Antes de proceder a la votación, el primer ministro, Alexis Tsipras, se subió a la tribuna para tratar de convencer al arco parlamentario con un voto a favor. En un momento de tensión, uno de los diputados interrumpió el discurso, en el que Tsipras reconoció haber cometido errores. También admitió que la propuesta está lejos de su programa de Gobierno, pero que “es mejor que las alternativas que tenían sobre la mesa”, porque ningún país había estado tan cerca de la bancarrota. De ahí la necesidad de seguir negociando. No faltó la referencia al control de capitales que sufre el país desde el pasado 29 de junio ( y que durará hasta -al menos- el 19 de julio); el líder de Syriza recordó que, en el proceso de negociación, su Gobierno nunca quiso llegar a esta situación.

Recordó que no engañó al pueblo griego con el referéndum y que el “No” nunca significó salir del euro ni acabar con las negociaciones; advirtió además que si consiguen un acuerdo, el pueblo griego se asegura tres años de financiación y una reestructuración de la deuda. Sobre este aspecto también se refirió previamente el ministro de Finanzas, Euclídes Tsakalotos. Se mostró convencido de que si llega el acuerdo de una revisión de la deuda, las medidas propuestas conseguirán acabar con la crisis que asola Grecia. Un discurso, que comenzó haciendo un símil futbolístico: comparó al Bayern Munich con el Barcelona para explicar cómo la Troika no ha permitido que el Gobierno griego haya incluido medidas que ayuden a incrementar los ingresos.

Sorprendente fue la corta intervención del líder de To Potami en el atril. Stavros Theodorakis, tan sólo lanzó un mensaje claro: “Traigan un acuerdo”.

Éste fue el resultado de la votación, pese a que horas antes miles de ciudadanos se manifestaran en la céntrica plaza de Syntama en contra de la propuesta. Otra nueva concentración contra la austeridad, que en este caso fue secundada en su mayoría por miembros del sindicato comunista griego. No faltó la presencia- para la sorpresa de muchos periodistas españoles que estaban presentes- de hasta cuatro varios ciudadanos con banderas independentistas ucranianas.

María Serrano

Corresponsal en Grecia

@Maria_Serrano_