Política Sectores

UE y EEUU comienzan este lunes la octava ronda de negociaciones sobre el pacto de libre comercio

Los expertos de la UE y de EEUU inician este lunes en Bruselas la octava ronda de negociaciones del acuerdo de libre comercio que pretenden concluir de aquí a final de año (TTIP, por sus siglas en inglés) y que está chocando con una creciente oposición de la Eurocámara y en países como Alemania.

Los negociadores –liderados por el español Ignacio García Bercero por parte de la UE y por el estadounidense Dan Mullaney– tienen previsto abordar durante la semana todas las cuestiones cubiertas por el pacto, incluyendo el acceso al mercado, la cooperación regulatoria y sectores como automóviles, maquinaria, medicamentos y cosméticos o químicos, según han informado fuentes comunitarias.

El único capítulo excluido de esta ronda de negociación es la creación, como parte del acuerdo, de tribunales de arbitraje por encima de las jurisdicciones nacionales para resolver disputas entre inversores privados y Estados (ISDS, por sus siglas en inglés). La propia comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, ha admitido que existe un “enorme escepticismo” entre la opinión pública sobre este mecanismo, que según los críticos puede limitar la capacidad de los Gobiernos de legislar en beneficio del interés público.

Bruselas ha suspendido temporalmente la negociación del ISDS y prevé realizar nuevas consultas durante las próximas semanas para decidir cómo aborda esta cuestión. No obstante, los Estados miembros acordaron por unanimidad incluirlo en el TTIP y también Estados Unidos lo exige.

En un intento de despejar las dudas y los temores que genera este acuerdo, el Ejecutivo comunitario ha decidido además publicar un gran número de documentos de negociación.

Los jefes de Estado y de Gobierno han pedido a la Comisión que el acuerdo de libre comercio con EEUU se concluya de aquí a finales de año porque consideran que tendrá un fuerte impacto positivo en la economía europea. Las negociaciones se iniciaron en julio de 2013 y hasta ahora se han logrado escasos progresos tangibles, más allá del intercambio de propuestas entre las dos partes.

Malmström se reunió la semana pasada con una delegación de parlamentarios españoles y les dijo que los acuerdos comerciales de la UE, en particular el que negocia con Estados Unidos, “pueden ayudar a España en muchos sectores”, especialmente el de las renovables, el automovilístico o el farmacéutico.

EUROPA PRESS