Política Sectores

Una de cada ocho mujeres padecerán cáncer de mama

Hoy se celebra el día mundial contra el cáncer de mama

Maribel, Ana, Belén,… Son nombres de las 1 de cada 8 mujeres que padecerán cáncer de mama a lo largo de su vida, sin embargo la forma de enfrentarse a ello no será la misma que hace unos años. Ya no hay miedo ni resignación, sólo ganas de luchar y superar una enfermedad cuya incidencia aumenta anualmente entre el 1 y 2 por ciento según la Asociación Española contra el Cáncer (AEC).

A pesar de los más 63.000 casos que se diagnostican cada año en el mundo el diagnóstico precoz ha conseguido el éxito de curación en casi el 100 por cien de los casos. La mamografía es el método más efectivo a la hora de detectar la enfermedad en sus fases iniciales, incluso hasta 2 años antes de que las lesiones sean palpables en una exploración física, así la radiografía de mama permite detectar el 90 por cien de los tumores mientras que la exploración física apenas el 50 por ciento.

En España se detectan unos 26.000 nuevos casos en mujeres (30 por ciento de los cánceres que se diagnostican en féminas) de entre 35 y 80 años, aunque el rango de edad de mayor incidencia se sitúa entre los 45  y 65 años. En este sentido la medida nacional se sitúa en 50,9 casos por cada 100.000 habitantes. Llama la atención los datos de Cataluña en los que la cifra se eleva a los 83,9 casos por cada 100.000 habitantes.

El cáncer mamario no tiene sólo nombre de mujer. Cada vez hay más hombres a los que se les diagnostica esta enfermedad, concretamente la AEC lo cifra en el 1 por ciento, ahora bien, la edad media es de 10 años superior a la de la mujer.

Más apoyo

Al golpe emocional que supone escuchar la palabra cáncer se suman las secuelas físicas de la enfermedad. Perder un pecho provoca un impacto que necesita de todo el apoyo psicológico posible, que según afirman oncólogos y especialistas es “escaso” y no se da en todas las fases de la enfermedad. Incluso éste varía dependiendo de la Comunidad Autónoma.

Otra de las dificultades con las que se encuentran las mujeres que padecen esta enfermedad se da a la hora de la reconstrucción de la mama, intervención que incluye la Seguridad Social pero sólo parcialmente ya que lo que se conoce como micropigmentación oncológica (areola y pezón) no está cubierto por el sistema público. El coste asciende a entre 1.000 € y 1.200 €, lo que no está al alcance de todos los bolsillos. Por ello asociaciones y distintas plataformas piden que los partidos políticos consideren esta propuesta en sus compromisos de cara a las elecciones del próximo 20 de diciembre.

Fotografía: Maribel Grande