Nacional PYMES

UPTA considera “imprescindible” modificar el sistema de cotización de los autónomos

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos se encuentra en una situación delicada ya que el sistema de protección muestra un déficit de cotización. Durante el mes de junio el coste total ascendió a 1.213 millones, pagando una media de 629 euros a más de 1,9 millones de beneficiarios.

El asunto se complica si se tiene en cuenta que el 80% de más de 3,2 millones de autónomos están cotizando en bases mínimas, por lo que la recaudación total no supera los 1.000 millones de euros. Ante ello, y para hacerle frente, UPTA considera “imprescindible” modificar el sistema de cotización de los trabajadores por cuenta propia.  “es imprescindible la modificación en la cotización de los trabajadores autónomos de nuestro país, solamente con que un 30% del total del sistema cotizara en un tramos superior al doble de la base mínima se recaudarían más de 243 millones de euros y podríamos decir que nuestro sistema de cotización sería perfectamente viable, contribuyendo de esta manera a la sostenibilidad de las pensiones en nuestro país”, expuso el Secretario General de la organización, Eduardo Abad.

Los datos de la Seguridad Social sobre las pensiones confirma a UPTA que falta progresividad en el sistema de la cotización de los autónomos (RETA), por eso propone es cotizar en función de los ingresos, estableciendo para ello un cálculo progresivo en el que los autónomos que cuadriplican los ingresos de la media tengan que realizar un esfuerzo en su cotización. Del mismo modo, propone una cotización especial para aquellos cuyos ingresos anuales están por debajo del salario mínimo interprofesional, estableciendo así una solidaridad contributiva al sistema.

Más de 1,9 millones de beneficiarios

Según los datos analizados por UPTA, sólo en el mes de junio el RETA pagó prestaciones a más de 1,9 millones de beneficiarios, para los cuales se aportó una media de 629,16 euros. De ellos, más de 1,26 millones son pensiones de jubilación, cuya cuantía económica no supera los 700 euros.

Las pensiones por viudedad alcanzaron los 477.000 beneficiarios con una media de 473 euros, aquellas por incapacidad permanente ascendieron a 124.857 prestaciones con una media de 693 euros y por orfandad 65.000, con una compensación económica media de 315 euros.