Empresas

Vodafone cierra la compra de ONO por 7.200 millones

Vodafone ya ha confirmado de manera oficial que ha alcanzado un acuerdo con ONO para la adquisición de la compañía por 7.200 millones de euros. Según informó la compañía, esta operación de adquisición tendrá unas importantes sinergias para la operadora británica y se trata de una oportunidad para aumentar su negocio en España.

En este sentido, Vodafone apunta que las sinergias de costes será de unos 240 millones de euros al año antes de los costes de integración. En cuanto a las sinergias en ingresos se alcanzarán los 1.000 millones de euros.

Una operación que ya adelantaban los analistas esta última semana, argumentaban que los accionistas de capital riesgo querrían vender para poder recuperar la inversión inicial.

El presidente de Vodafone España, Francisco Román, afirmó este lunes que la adquisición de ONO supone un “hito histórico” para la compañía y también para el conjunto del sector de las telecomunicaciones.
En rueda de prensa, el presidente de la operadora en España insistió en que éste es “un momento histórico en las telecomunicaciones del país y, desde luego, para nuestra compañía”.

En este sentido, recordó que Vodafone fue “la primera alternativa al monopolio de entonces y al incumbente hoy”, es decir, a Telefónica.

Román afirmó que éste es un “paso importantísimo” para la compañía y demuestra la “confianza” del grupo británico en España y en su filial en el país, que representa el 7% del Ebitda del grupo.

También defendió que ésta es una “decisión estratégica” por parte de la compañía, ya que suma “una de las mejores redes de Europa y nos coloca en una muy buena posición en nuestro mercado y claramente como número dos”.

Así, sostuvo que la operación es “buena para la compañía y para el mercado, en un momento en el que hacen falta inversiones en las nuevas redes y economías de escala para afrontarlas”.

CINCO RAZONES

En una línea similar, el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, destacó que supone un “momento histórico” y explicó que hay cinco principales razones por las que Vodafone ha decidido adquirir ONO.

Por un lado, porque permite a la compañía ofrecer “mejores servicio convergentes para nuestros clientes”, ya que, como recordó, “España es el mercado más convergente de Europa”.

Así, destacó que permite a la operadora situarse, “desde el día uno”, como la compañía con la mayor red de fibra, con 7,2 millones de hogares pasados frente a los 3,5 millones de Telefónica, 1,2 millones de Jazztel, 900.000 de Euskaltel y R, o 400.000 de Telecable.

También apuntó que ONO supone un “negocio con gran atractivo” para el grupo, y recordó la base de 1,9 millones de clientes de la compañía, de los que 1,8 millones son de telefonía fija, 1,5 millones de banda ancha, 800.000 de televisión de pago y 1,1 millones de telefonía móvil.

Asimismo, destacó la oferta de televisión a través de TiVo, que es “muy innovadora” mediante esta plataforma que es “una referencia mundial”.

En este sentido, explicó que la prestación de este servicio supondrá que Vodafone vuelva a pagar la cuota para la financiación de RTVE. No obstante, Román agregó que “nos gustaría no pagarla porque desapareciese”.

Además, apuntó que es la compañía con los clientes más satisfechos del mercado español.

En tercer lugar, hizo hincapié en que ONO supone un impulso “de nuestra estrategia convergente en España”; también destacó que tiene “un gran potencial de crecimiento”, y, por último, que supone una “transacción con capacidad de generar valor”.

Sobre el despliegue de fibra compartido con Orange previsto para Vodafone, Coimbra apuntó que se mantiene el primer objetivo de llegar a 1,5 millones cada una de las empresas para finales de 2015, pero no seguirá adelante con la “ambición” de alcanzar los 3 millones por separado (6 millones de forma conjunta con Orange) previstos para 2017, ya que tras adquirir ONO “no tenemos esa necesidad”.

Por esta razón, avanzó que la compañía “hablará con Orange” para modificar estos objetivos. Una vez se alcanza el despliegue conjunto de 3 millones de hogares, el alcance de la compañía sumando los de ONO serán 10 millones de unidades, ya que admite que habrá un “cierto solapamiento”.

Sin embargo, este solapamiento será muy bajo, ya que la compañía modificará sus previsiones de despliegue para evitar las áreas en las que ya está presente ONO.

EMPLEO

Coimbra sostuvo que aún “es muy pronto” para saber si la operación afectará a los empleados de ambas compañías, aunque destacó que las dos empresas “son muy complementarias” y añadió que “hay oportunidades excelentes de ambas partes para generar valor y evolucionar en su carrera”.

Preguntado sobre si Vodafone se plantea eliminar la marca ONO, el consejero delegado apuntó que “vemos mucho valor” en esta marca, por lo que “parecería un disparate echarla”.

Así, recordó que ONO es la compañía con mayor satisfacción de clientes, por lo que “no sería la mejor decisión echar esta marca”. No obstante, sí que apuntó que “hay que trabajar sobre cómo la vamos a utilizar”.

Otro de los aspectos a los que se refirió Coimbra es al hecho de que actualmente ONO presta sus servicios de telefonía móvil a través de la red de Telefónica. En este punto, explicó que el objetivo de la compañía es pasar “tan pronto como sea posible” este servicio a la red de Vodafone, pero apuntó que “hay contratos que habrá que negociar”.

Servimedia/Redacción