Sectores

Vodafone, en pie de guerra contra Telefónica por la fibra óptica

Vodafone ha presentado una denuncia contra Telefónica ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), por su estrategia para trasladar su monopolio en la red de cobre a las redes de fibra óptica.

Según informa Vodafone, la denuncia trata de evitar que Telefónica pueda reforzar su posición de dominio en una pluralidad de mercados mayoristas y minoristas en perjuicio de otros competidores.

Dicha denuncia afecta también a Jazztel, ya que es parte de un acuerdo con Telefónica, que Vodafone cree anticompetitivo, por suponer reparto de mercados e imposición a terceros de condiciones comerciales discriminatorias.

De hecho, la operadora británica considera que este acuerdo reproduce algunos argumentos incorporados a su denuncia de los acuerdos entre Telefónica y Yoigo, la cual ha motivado la apertura de un procedimiento sancionador por parte de la CNMC.

Para Vodafone, el acuerdo entre telefónica y Jazztel incorpora prácticas que tienen por objeto y efecto demorar y hacer más ineficiente desde una perspectiva económica el despliegue de redes de nueva generación por sus principales competidores y que constituye un abuso en forma de negativa de suministro.

También defiende que este tipo de alianzas son discriminatorias, ya que se realizan con operadores seleccionados por Telefónica de manera consistente con su estrategia exclusionaria.

Además, incluye la denuncia de prácticas comerciales de empaquetamiento abusivo, las ofertas ‘Fusión’, que tienen por objeto y efecto expulsar de los mercados afectados a sus principales competidores, ya que el empaquetamiento es técnicamente irreplicable al no contar con fibra y el precio incremental de los servicios vinculados (los móviles) no cubre los costes incrementales de la prestación.

Vodafone afirma que “la denuncia no es frívola ni táctica, ya que restringen la competencia en los mercados mayoristas y minoristas de comunicaciones fijas, móviles y de servicios audiovisuales; suponen menores posibilidades de elección para los consumidores; precios más altos, ante la ausencia de mayor presión competitiva, y distorsionan la competencia en infraestructuras”.

Por último, la operadora asegura haber agotado la vía comercial y de negociación con Telefónica, defiende que la actuación es coherente y consistente con sus actuaciones legales y regulatorias anteriores y advierte de que “las conductas denunciadas le están causando un perjuicio notorio y grave”.

Fuente: Servimedia