Empresas PYMES

Vuelve el auge de los créditos personales

El importe de las nuevas operaciones de entre uno y cinco años alcanzó los 686 millones de euros

Los créditos al consumo son, junto con el crédito a pymes, la gran apuesta de la banca para recuperar los ingresos perdidos durante la crisis.

Y no es de extrañar, ya que el importe de las nuevas operaciones para préstamos de más de 1 año y menos de 5 alcanzó, según datos del Banco de España, durante el cuarto mes del año los 686 millones de euros, el nivel más alto desde julio de 2008, solo superado en diciembre de 2013.

Por su parte, el crédito a más de cinco años ascendió a los 411 millones de euros, mientras que los de menos de un año, en los que la cantidad solicitada es menor, llegaron hasta los 355 millones. De este modo, el préstamo al consumo total concedido en el mes de abril alcanzó los 1.453 millones de euros. Además, el tipo de interés de las nuevas operaciones bajó 103 puntos básicos en doce meses, por lo que se trata del tipo más bajo registrado desde 2010, cuya media ponderada se sitúa en el 7,64 por ciento.

Tipos Interés

En el caso del crédito entre 1 y 5 años, el interés llegó al 8,92 por ciento. Para más del quinquenio, este alcanzó un tipo del 8,65 por ciento. Pero, sin duda, el préstamo al que la banca pone mayor facilidad es el que llega hasta un año, con un interés del 4,01 por ciento, que se redujo desde enero en un 1,46 por ciento. Es decir, más crédito y a menor coste para satisfacer nuestras necesidades personales, especialmente las más “baratas”, entre las que destacan la realización de viajes o la adquisición de un automóvil.

Las entidades financieras están convirtiendo así el préstamo al consumo en una de sus prioridades, con más presencia incluso que en los créditos a empresas y en las hipotecas, tratando de competir con los mini préstamos, que surgieron como una sólida alternativa durante la crisis económica.

La mayor competencia de otras entidades y el aumento de la tolerancia al riesgo han sido señalados por las instituciones como elementos que podrían haber inducido a una cierta relajación de los criterios, aunque su variación, según especifica el Banco de España, no fue suficiente para que estas cambiaran su política crediticia.

Pese a ello, el crédito rápido sigue siendo en nuestro país una alternativa permanente al margen de la banca tradicional, en la que se nos facilita cada vez de manera más sencilla y rápida una cantidad que gira en torno a los 800 y 1.000 euros a devolver en un periodo de 30 días. Aunque, eso sí, con intereses desorbitados.

Sea como sea, la demanda de los préstamos al consumo continúa creciendo en nuestro país debido al incremento del gasto en bienes duraderos, a la mejora de la confianza de los consumidores y al descenso del nivel general de los tipos de interés.

Redacción DF