Abengoa solicita el preconcurso de acreedores para 27 de sus filiales

Abengoa ha presentado ha solicitado el preconcurso de acreedores para 27 de sus filiales al juzgado mercantil de Sevilla a través de la comunicación del artículo 583 del texto refundido de Ley Concursal, después de que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) desestimara la solicitud de rescate de la empresa por un importe de 249 millones de euros.

El proceso se ha producido «a efectos de iniciar conversaciones con los acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación, según ha notificado la compañía en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La solicitud presentada por la empresa afectaría a 27 filiales del grupo de ingeniería andaluz, entre las que se encuentran, además de Abengoa Abenewco 1, subsidiaria operativa de la empresa, Solar New Technologies, Abengoa Solar España, Zero Emssions Technologies o Asa Iberoamérica, entre otras.

Asimismo, el grupo ha destacado que, tras reunirse hoy el consejo de administración, la decisión se ha adoptado «con el interés de mantener la continuidad de operaciones y la salvaguarda de los distintos grupos de interés confluyentes en el grupo».

Esta semana la empresa dio por cancelado el proceso de reestructuración de Abenewco 1 tras el fallido rescate de SEPI. Así, la empresa indicó que la desestimación ponía fin a la vía administrativa y al trámite de audiencia y significaba «la cancelación de la operación de reestructuración y proceso de consentimiento (‘consents’) lanzado por Abenewco 1 a sus acreedores financieros el pasado 25 de mayo.

El consejo gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) acordó denegar definitivamente la solicitud de ayuda pública de Abengoa.

La compañía había presentado alegaciones a los informes de SEPI, que ya había desestimado la petición de rescate público para seis filiales del grupo (Abengoa Energía, Abener Energía, Abengoa Agua, Inabensa, Abengoa Operación y Mantenimiento y Abengoa Solar España). La compañía buscaba con esta inyección un plan para garantizar su viabilidad futura y evitar un nuevo concurso de acreedores.

Según confirmaron a Europa Press en fuentes de SEPI, las alegaciones presentadas por la compañía «no desvirtúan la existencia de los riesgos e incertidumbres expuestos en los informes de los asesores».

Asimismo, señalaron que la resolución ha concluido en sentido desfavorable «al no estar demostrada la viabilidad y no estar garantizado el reembolso del préstamo solicitado».

FIN AL PLAN CON EL FONDO TERRAMAR.

La denegación de la ayuda pública suponía así prácticamente el fin para el plan para que el fondo estadounidense Terramar aportara 200 millones de euros a cambio del 70% capital, ya que estaba vinculado a la inyección de dinero público.

De esta manera, Abengoa queda abocada hacia el que puede ser uno de los mayores concursos de acreedores de la historia empresarial española, con un agujero de casi 6.000 millones de euros.