Alejandro Caraza, de ‘La Voz’ a presentar su single, ‘Corazón al viento’

La reconocible voz de Alejandro Caraza fue una de las más valoradas en el programa televisivo “La Voz”, donde el cantante autodidacta, dio el paso a la fama en 2023 al ser uno de los integrantes del equipo de Antonio Orozco. El sevillano ha presentado el single “Corazón al viento”, un tema pop con influencia flamenca sobre el desamor que llega a las plataformas.

Después de la voz hice un parón en el que ni siquiera compuse nada, pero tenía un proyecto de letra pendiente con un amigo, y de ahí salió este tema sobre el desamor”, explica Alejandro Caraza (Sevilla, 1993) sobre su nuevo tema, que ha presentado junto al videoclip en la terraza del Hotel Soho Boutique de la Catedral de Sevilla.

Una canción que habla de desamor, “un tema que por suerte o por desgracia siempre está a la orden del día y es una situación muy común”, explica el artista, que ya trabaja en próximos sencillos para presentar en los siguientes meses, aunque poniendo el foco en disfrutar de vivir el momento presente con la promoción de este single.

Gran admirador de Antonio Orozco, Alejandro Caraza, que canta desde los seis años en casa de forma autodidacta tanto a nivel vocal como tocando la guitarra, vio cumplido su sueño al ingresar en La Voz para poder aprender de uno de sus mayores referentes en el formato televisivo, de donde se llevó varias lecciones.

Aprendí a llevar las cosas de forma más asentada y con más calma. Aunque lleves mucho tiempo en la música, cuando entras en un programa con esta repercusión aprendes a ir más tranquilo y tener más templanza. Allí es donde encontré el registro de mi voz y aprendí a hacer las cosas más sencillas a nivel vocal, porque en la sencillez está la virtud”, apunta.

Mi hermano cantaba en casa y yo empecé a hacerlo con cinco o seis años: A partir de ahí fui planteándome si simplemente me gustaba cantar o si quería vivir de la música, donde me siento más a gusto y donde me encanta aprender de todo el mundo, que es lo más bonito de la vida”.

Con una vocación temprana en la música, tiene claro que donde se siente cómodo es cantando, y recomendaría la canción “a cualquier persona que esté pasando por un desamor para darse cuenta de que la vida no termina nunca, y que hay que disfrutarla con amores y desamores”, añade.

Todos queremos trabajar en aquello que nos gusta, y la música es un sentimiento y una forma de vida”.