Amper propone a María Luisa Poncela, ex secretaria de Estado de Comercio, como consejera independiente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El consejo de administración de Amper ha propuesto el nombramiento de María Luisa Poncela, ex secretaria de Estado de Comercio y expresidenta del ICEX, como consejera independiente, una propuesta que será votada en la próxima junta de accionistas que se celebrará en segunda convocatoria el 29 de junio a las 12.00 horas.

Según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, los accionistas de la firma deberán votar la entrada en el consejo por cuatro años de Poncela y de Íñigo Resusta Covarrubias, presidente de Auriga Global Investors, en condición de consejero dominical.

Poncela fue directora internacional de Renfe Operadora y en la actualidad se sienta en varios consejos de administración como los de Talgo y Laboratorios Salvat. Anteriormente, también había ocupado otros cargos públicos como directora general de Innovación y presidenta del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Además, el consejo de Amper ha propuesto la reelección como consejeras independientes de Pilar Platero Sanz, expresidenta de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), y de Mónica Espinosa Caldas, exdirectiva de Endesa.

OTRAS DECISIONES DE LA JUNTA

La junta también debe decidir si faculta al consejo a emitir dividendos a cuenta, tanto dinerarios como en especie (en este último caso, en acciones o participaciones sociales de sociedades participadas por la Sociedad, y siempre a elección del accionista, con las condiciones que se establezcan).

Además, los accionistas deberán decidir si renovar tres años el contrato del auditor, la aprobación de los informes de gestión y las cuentas de 2020, así como la nueva política de remuneraciones de los directivos.

También deberá facultar al consejo a emitir, en una o varias veces, obligaciones, bonos y otros instrumentos de renta fija por un valor máximo de cien millones de euros y a adquirir acciones propias.