Atenuar los efectos de la rinitis alérgica con la haloterapia

Las partículas de sal 100 % mineral que se encuentran en cámaras preparadas para llevar a cabo tratamientos de haloterapia, ayudan a disminuir los episiodios de alergia, así como a superar estas crisis más rápidamente.

En la comunidad de Madrid, las sedes del centro Salt Room ofrecen beneficios sanadores y preventivos, no solo en la haloterapia para la rinitis alérgica, sino también en el tratamiento de diversas patologías respiratorias y cutáneas.

Las alergias constituyen la reacción del sistema inmunológico ante determinadas sustancias. Estas suelen aparecer en primavera, con mayor frecuencia, por la proliferación del polen. Sin embargo, se manifiestan en millones de personas durante todo el año cuando entran en contacto con alérgenos, como hongos o moho, ácaros del polvo, epitelios de algunos animales, alimentos, fármacos o picaduras de insectos.

Efectiva limpieza de las vías aéreas

La haloterapia combate los síntomas de las reacciones alérgicas, incluyendo la rinitis, que suele agravarse también como consecuencia de la contaminación del aire, generando picor en los ojos, estornudos y goteo o congestión nasal. Además de tener propiedades antisépticas y antibacterianas, la sal se caracteriza por su acción higroscópica, es decir, por su capacidad de atraer el agua. Esto favorece la limpieza de las vías respiratorias, debido a que la mucosidad se humedece y fluye de la mejor manera.

El tratamiento está indicado para niños a partir de los tres meses de edad y adultos, incluso a embarazadas, por no tener efectos secundarios. En la página web de Salt Room Spain, los interesados pueden reservar los días en que visitarán las salas cuyos techos, suelo y paredes están cubiertos de sal.

Además, los equipos halogeneradores emiten micropartículas salinas para un mayor efecto curativo y purificante en el organismo. Recomiendan someterse a un ciclo de 1 a 2 sesiones a la semana de 40 a 50 minutos. 

Desde el primer respiro en las cuevas, el paciente sentirá alivio ante los molestos síntomas de la rinitis alérgica, que se diferencia del catarro por la ausencia de fiebre, secreciones claras, entre otros indicadores. Con este tratamiento natural, se evitan los efectos secundarios de los medicamentos antihistamínicos, como somnolencia o, por el contrario, agitación e hiperactividad.

Eficacia comprobada

Disminución de la mucosidad, reducción de la inflamación, descenso de la hiperactividad bronquial y una mejor expectoración podrán experimentarse desde la primera sesión de haloterapia. El tratamiento también evita frecuentes reapariciones de los síntomas en un 82 %. Esto obedece a que, tal como lo describe Salt Room en su página web: “Las micropartículas de sal llegan a cada área de los senos paranasales y del sistema respiratorio, expulsando los alérgenos y desbloqueando los bronquios, bronquiolos y cavidades nasales”.

Un ambiente seguro y relajado espera a quienes opten por la terapia de sal como tratamiento único o complementario para tratar la rinitis y otros procesos alérgicos. La salud también se respira, respira sal.