Barça y Atlético de Madrid empatan y dan un paso atrás en la lucha por la Liga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Atlético de Madrid y el FC Barcelona no pasaron del empate sin goles este sábado en el Camp Nou, un resultado que hace que ahora el título pueda depender del Real Madrid y después de un duelo con poco brillo y con algo más de ambición por parte del conjunto colchonero.

El líder sigue en la pelea y uno de sus perseguidores podría dar un paso atrás a la espera de lo que pase este domingo en el Alfredo Di Stéfano donde el actual campeón podría coger el mando si gana a un Sevilla al que estas tablas tampoco le vienen mal de cara a volver a coger el tren liguero.

No fue un duelo atractivo pese a lo que había en juego. Los de Diego Pablo Simeone, sólidos todo el encuentro, fueron mejores en los primeros 45 minutos y los de Ronald Koeman dominaron más en los segundos, aunque su mayor necesidad no terminó de imponerse y se quedan a dos puntos de la cabeza pase lo que pase este domingo y con la estadística que dice que de sus seis duelos ante sus tres rivales, sólo ha sido capaz de ganar uno, al Sevilla en el Pizjuán

El líder salió con galones al Camp Nou. Atrevido cuando tenía que presionar y ordenado cuando tenía que replegar, el conjunto colchonero hizo suyos los primeros 45 minutos ante un Barça que apenas inquietó la portería de Jan Oblak y que no pudo encontrar sobre todo la figura de Leo Messi para desenredar la disciplina visitante defensiva.

Las mejores ocasiones del primer acto fueron casi siempre de los de Diego Pablo Simeone, que dispuso un once muy ofensivo, con Koke Resurrección como único mediocentro y Correa, Carrasco, Lemar y Llorente como acompañantes de Luis Suárez, pero que debió de retocar a los diez minutos por la lesión de Lemar y la entrada de Saúl.

Sin embargo, esa temprana alteración no afectó para nada en su juego. El bando blaugrana también perdió a un jugador clave como Sergio Busquets, tras un choque de cabezas con Savic, pero la entrada del joven Moriba no mejoró las hasta entonces discretas prestaciones de los de Ronald Koeman, poco incisivos cuando gozaban del esférico y sin poder encontrar el peligro por los costados ni con Jordi Alba ni con Dest.

Así, y pese a que se jugaba muchas opciones en la carrera liguera, el equipo catalán no probó los guantes de Oblak hasta el filo de la media hora de juego con un lanzamiento de Griezmann. Para entonces, su rival ya había sido más serio en sus avisos e incluso Piqué había tenido que hacer un buen cruce ante Correa y pasada la media hora pudo hacer más daño.

EL ATLÉTICO PIERDE FUELLE

Ter Stegen se erigió entonces en el mejor jugador de los suyos con dos buenas manos a Llorente y Carrasco, y también deteniendo el intento de Luis Suárez. El Barça, de todos modos, tuvo el 1-0 con la fugaz aparición de Messi, que fue desbordando rivales, pero que no pudo superar la buena mano de Oblak. La réplica a la jugada del ’10’ la dio Carrasco, que en otra prueba de desborde amenazó de nuevo la portería local. Un remate claro, pero mal ejecutado de Felipe a la salida de un saque de esquina fue la última antes del descanso.

Simeone no tocó nada tras el descanso y, pese a las prestaciones de su equipo, Koeman tampoco varió nada del guión salvo la entrada de Araujo por Mingueza en defensa. Precisamente, el central uruguayo estuvo cerca de saborear el gol al poco de reanudarse el duelo, pero Lenglet le robó un remate franco y cuando estaba mucho mejor posicionado.

Pero el FC Barcelona continuó sin cogerle el pulso al encuentro. Sin conectar con Messi, y tampoco sin encontrar la mejor versión de Pedri o De Jong, el conjunto culé no lograba meterle una marcha más y tampoco se volcaba en busca del triunfo para no dejar espacios a los visitantes. Piqué, con un cabezazo, y una falta de Messsi con buena mano de Oblak fueron las mejores en ese tramo para un equipo inconexo en su tradicional juego combinativo, aunque le bastaba para irle quitando protagonismo poco a poco al Atlético.

Simeone intentó reaccionar quitando a Saúl por Joao Felix y metiendo más fuerza en el medio con Kondogbia por Correa, mientras que Dembélé y Sergi Roberto fueron las soluciones de Koeman para un cuarto de hora final con el choque empezando a romperse y las fuerzas ya flojeando. Un cabezazo de Dembélé y una falta de Messi fueron las mejores opciones blaugranas en el último suspiro ante un Atlético que no encontró una buena opción en una contra para seguir dependiendo de sí mismo.