Bank of America prevé que Argentina y el FMI lleguen a un acuerdo a finales de año

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Bank of America prevé que Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) alcancen un acuerdo sobre la reestructuración de deuda entre diciembre de este año y enero de 2022, según un informe al que ha tenido acceso Europa Press.

El análisis de la entidad financiera ha destacado que el Gobierno argentino ha enviado señales de que el acuerdo para reestructurar 45.000 millones de dólares (38.640 millones de euros) es una prioridad. Sin embargo, los inversores esperan una mayor claridad una vez pasadas las elecciones legislativas de noviembre.

La previsión de Bank of America se basa en los «masivos» vencimientos de deuda del FMI y las consecuencias «muy negativas» en el tipo de cambio entre divisas y la inflación por posibles retrasos en los pagos. En concreto, el banco cifra en 20.000 millones de dólares (17.168 millones de euros) los vencimientos que Argentina deberá afrontar a finales de año con el FMI, una situación que hace del acuerdo entre sendas partes un asunto «urgente».

«Nuestro escenario base es que el acuerdo con el FMI finalice en marzo y entre diciembre y enero se alcance un acuerdo a nivel de personal técnico», ha concretado el informe.

En el caso de no alcanzar un acuerdo, Bank of America ha apuntado que el país podría entrar en una espiral de atrasos en los pagos con unas reservas internacionales insuficientes –7.000 millones de dólares (6.009 millones de euros)– y un acceso al crédito «limitado».

«Esto podría tener fuertes consecuencias en los flujos de divisas, financiación multilateral, inversión y podría impactar en los mercados de divisas, que ya están bajo presión», ha apostillado el informe.

Asimismo, la entidad advierte de que el gobierno tendrá que ajustar la política fiscal y monetaria después de las elecciones para comenzar a acumular reservas.

Por otra parte, el banco prevé que la inflación para 2021 se ubique por encima del 50% y que el PIB crezca un 7,3%, frente a la previsión del 8% realizada por el gobierno.