BMW logra un beneficio de 3.857 millones en 2020, un 23,2% menos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El grupo automovilístico alemán BMW finalizó el ejercicio pasado con un beneficio neto de 3.857 millones de euros, lo que supone una disminución del 23,2% en comparación con los 5.022 millones de euros contabilizados en 2019, según datos publicados por la empresa.

La compañía explicó que durante la segunda mitad del año logró recuperarse de los efectos negativos de la pandemia del coronavirus, lo que sirvió para iniciar el año actual con “vientos de cola” de cara a lograr un “suave retorno” a un curso de la rentabilidad más familiar.

El presidente de la compañía, Oliver Zipse, afirmó que el rendimiento durante la segunda parte de 2020 logró demostrar la fortaleza de la compañía, logrando contrarrestar la paralización temporal de la fabricación y los confinamientos de los países.

La facturación de la corporación entre enero y diciembre se situó en 98.990 millones de euros, lo que representa una disminución del 5% en comparación con los 104.210 millones de euros de 2019, mientras que las matriculaciones de automóviles bajaron un 8,4%, hasta 2,32 millones de unidades.

BMW Motorrad comercializó 169.272 unidades en todo el mundo en 2020, lo que supone una disminución del 3,4%, al tiempo que el volumen de plantilla se recortó un 4,2% anual, hasta 120.726 unidades.

La multinacional alemana cerró el ejercicio pasado con un beneficio operativo de 4.830 millones de euros, un 34,8% menos, mientras que el beneficio antes de impuestos alcanzó los 5.222 millones de euros, un 26,6% menos.

Al cierre del ejercicio pasado, la corporación automovilística logró un margen operativo del 5,3%, lo que se traduce en una rebaja de 1,5 puntos porcentuales en comparación con el 6,8% que contabilizó un año antes.

En el cuarto trimestre de 2020, el beneficio neto se situó en 1.680 millones de euros, un 19,3% de progresión, al tiempo que la cifra de negocio del consorcio experimentó una leve subida del 0,4%, hasta 29.482 millones de euros.

Ante estos resultados, los consejos de administración y supervisión propondrán el reparto de un dividendo de 1,9 euros por acción ordinaria y de 1,92 euros por cada título preferente, lo que corresponde a un ‘pay out’ del 32,5%.