Bosch facturó 2.200 millones de euros en España en 2020, un 9,5% menos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El proveedor de tecnología y servicios Bosch obtuvo unos ingresos de más de 2.200 millones de euros en el mercado español en 2020, lo que supone un descenso del 9,5% en comparación con el ejercicio precedente, según ha anunciado este jueves la compañía.

Bosch cerró el año en España “mejor de lo inicialmente esperado” tras los primeros meses de la pandemia del coronavirus. Así, después de un incremento de las ventas en los dos primeros meses de 2020, la pandemia paralizó la producción industrial. Sin embargo, en el último tercio del ejercicio la empresa logró aumentar “significativamente” sus ingresos.

Por ello, en este periodo sus ventas de herramientas eléctricas y electrodomésticos, que suponen un tercio de sus ingresos en España, se situaron en niveles de finales de 2019. Tras la fuerte caída de las ventas de electrodomésticos en el primer semestre, durante la segunda mitad del año se consiguió un récord de ventas.

No obstante, en general las ventas de Bosch en España disminuyeron por encima de la media de la empresa, que ingresó 71.500 millones de euros en todo el mundo, un 6,4% menos. Esto, según ha explicado en rueda de prensa el presidente de Grupo Bosch para España y Portugal, Javier González Pareja, se debe a que el mercado nacional fue una de las regiones mundiales que más sufrió la primera ola del coronavirus.

MOBILITY SOLUTIONS

“En el área empresarial de Mobility Solutions, los ingresos fueron mejores que el mercado en España. La producción de vehículos se contrajo sobre un 20% en 2020, mientras que las ventas de Bosch solo bajaron la mitad de esta cifra”, ha reivindicado González Pareja.

El mayor crecimiento se experimentó en los productos relacionados con la conectividad y la digitalización de los vehículos. El directivo también ha puesto el foco en aquellos proyectos en los que Bosch está trabajando en el ámbito de los coches eléctricos e híbridos.

Asimismo, las ventas netas totales de Bosch, incluyendo la facturación de las empresas no consolidadas y los suministros internos a las sociedades filiales, alcanzaron unos 2.250 millones de euros. Además, la empresa invirtió unos 44 millones de euros en el mercado nacional en 2020.

En el área de Energía y Construcción, la cifra de negocio cayó en línea con el promedio del grupo, mientras que la división de Tecnología Industrial obtuvo unos ingresos que se quedaron “considerablemente” por debajo del año anterior.

PREVISIONES

De cara a este año, Bosch espera incrementar sus ventas mundiales sobre un 6%, quedándose por debajo de datos de 2019. En España, prevé un “leve” crecimiento positivo de las ventas, inferior al 2%, por lo que tampoco alcanzarán los niveles previos a la pandemia.

En el apartado de la producción de vehículos, Bosch espera que se ensamblen en todo el mundo unos 85 millones de unidades, un 9% de crecimiento en comparación con 2020, pero todavía lejos de los datos de 2019.

El presidente de Bosch en España ha asegurado que 2021 será un “hito importante” para recuperar el margen objetivo del 7%, ya que en la actualidad ronda el 3%. “Necesitamos esta rentabilidad para poder afrontar las inversiones del futuro”, ha reivindicado.

NEUTRALIDAD EN CARBONO

Entre los principales objetivos de Bosch destaca la reducción de las emisiones del dióxido de carbono (CO2), por lo que la empresa prevé disminuir sus emisiones en toda su cadena de valor en un 15% para 2030, desde su nivel de 2018. Esto supondría una reducción de 67 millones de toneladas de CO2.

Bosch ha puesto el foco en la importancia que tendrá el hidrógeno a la hora de reducir las emisiones del transporte. La compañía está realizando importantes inversiones anticipadas en esta área, con otros 700 millones de euros para este año. Así, la firma pretende multiplicar por cinco las ventas anuales en este campo, hasta ingresar unos 5.000 millones de euros para 2025.

González Pareja también ha querido destacar que son los combustibles fósiles los que tienen que dejar paso a otras tecnologías, pero no los motores de combustión. En este sentido, ha dicho que los combustibles sintéticos pueden ser una opción “tan neutrales medioambientalmente como los vehículos eléctricos”.

Y el directivo ha asegurado que serían una buena manera de reducir las emisiones de los coches actuales, ya que las personas que adquieren un modelo de combustión hoy, pretenden mantenerlo al menos durante diez años.