CaixaBank ganó 514 millones hasta marzo sin los impactos extraordinarios de la fusión

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

CaixaBank obtuvo en el primer trimestre del año un beneficio atribuido, sin incorporar extraordinarios asociados a la fusión con Bankia, de 514 millones de euros, frente a los 90 millones del año anterior y afectados por las provisiones constituidas para anticiparse a impactos futuros asociados al Covid-19.

El resultado atribuido del primer trimestre se sitúa en 4.786 millones de euros una vez incorporados los impactos extraordinarios asociados a la fusión, al generarse un fondo de comercio negativo –badwill– de 4.300 millones de euros, ha comunicado CaixaBank este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los ingresos ‘core’ de la entidad bancaria –sin integrar la actividad de Bankia– se sitúan en 2.066 millones hasta marzo (+1%) y el margen de intereses se reduce hasta los 1.191 millones, un 0,7% menos interanual, aunque se ve compensada por los ingresos por contratos de seguros (+9,3%), los resultados asociados a participadas aseguradoras (+39,2%) y el crecimiento de las comisiones (+0,2%).

El fondo de comercio negativo es fruto de descontar del patrimonio neto de Bankia (13.088 millones) el precio de adquisición pagado por CaixaBank (5.314 millones) y una serie de ajustes contables al poner a valor razonable diferentes activos y pasivos (3.474 millones).

Del resultado de 514 millones de euros, 444 corresponden a la actividad bancaria y de seguros, 58 proceden de la entidad portuguesa BPI, y 12, de participaciones.

INGRESOS Y GASTOS

La entidad registró un margen bruto de 2.063 millones de euros hasta marzo (+4%) por la mejora de los resultados de operaciones financieras, que alcanzan 42 millones.

Los ingresos de la cartera de participadas crecen un 34,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, hasta 77 millones de euros, esencialmente por la mejora del resultado atribuido de SegurCaixa Adeslas.

Lo gastos de administración y amortización recurrentes se reducen un 3,3% en tasa interanual, hasta 1.149 millones, una caída que se debe a los ahorros asociados a las prejubilaciones de 2020, a la gestión de la base de costes y a menores gastos incurridos en el contexto de la Covid-19 –y ha registrado de enero a marzo gastos extraordinarios asociados a la integración de Bankia por importe de 40 millones.

Sin tener en cuenta el impacto de los extraordinarios de integración, el ratio de eficiencia del Grupo se ha situado en el 53,5% y la rentabilidad (ROTE) ha alcanzado el 8%.

CUENTA DE RESULTADOS PROFORMA

Si se realiza la agregación de las cuentas de resultados de CaixaBank y de Bankia, el resultado proforma sin extraordinarios asociados a la fusión sería de 580 millones de euros, frente a los 184 del primer trimestre del año pasado.

El margen de intereses se situaría en 1.639 millones, un 1,3% menos que el mismo periodo del año anterior, en tanto que los ingresos core proforma de ambas entidades se incrementarían un 0,7% en tasa interanual, hasta 2.808 millones.

En concreto, los ingresos por comisiones alcanzarían 941 millones, con un alza del 1,6%; el margen bruto proforma se situaría en 2.774 millones de euros (+0,5%); y los gastos de administración y amortización recurrentes se reducirían un 2,6%, hasta 1.593 millones.

MÁS RECURSOS GESTIONADOS DE CLIENTES

A finales de marzo, y tras la fusión con Bankia, los activos totales del Grupo CaixaBank ascienden a 663.569 millones de euros (+47%) y el patrimonio neto, a 35.552 (+40,6%).

Los recursos gestionados de los clientes aumentan en el trimestre un 39,6% en tasa interanual, hasta 579.934 millones, mientras que, sin considerar la aportación de Bankia, los recursos de clientes crecen un 0,9%, hasta 419.335 millones.

En cuanto al crédito a la clientela bruto, se sitúa a cierre de marzo en 363.821 millones, con un incremento del 49,2% en el trimestre (-0,5% sin considerar la aportación de Bankia), y por segmentos, el saldo del crédito a particulares cierra el trimestre en 191.315 millones, un 58,6% más –sin contar Bankia, el saldo es de 119.314, un 1,1% menos, fruto del proceso de desendeudamiento que están llevando a cabo los hogares.

La evolución orgánica del crédito para la adquisición de vivienda registra una moderación del 0,7% y del 2% el destinado a otras finalidades; en empresas, el saldo sube un 40,3% como consecuencia de la integración, hasta 149.358 millones, si bien de manera orgánica se mantiene estable.

Los recursos en fondos de inversión suben un 6,1% de manera orgánica y los planes de pensiones lo hacen un 3,3% (un 41,2% y un 28%, respectivamente, integrado Bankia), y la entidad ha fortalecido sus cuotas de mercado tras la fusión, con un 25,3% en créditos y un 25,2% en depósitos a hogares y empresas, y un 24,9% el fondos de inversión

RATIO DE MOROSIDAD

El saldo de dudosos, sin tener en cuenta la integración de Bankia, se mantuvo prácticamente estable en el periodo, con 8.650 millones de euros, y teniendo en cuenta el conjunto del balance de la sociedad integrada, este saldo asciende a 14.077.

De esta manera, la ratio de morosidad se sitúa en el 3,6% (un 3,3% sin contar Bankia) y la ratio de cobertura se mantiene en el 67%, mientras que el coste del riesgo (últimos 12 meses) lo hace en el 0,61%.

Los activos líquidos totales de la entidad se sitúan en 147.146 millones de euros, con un crecimiento de 32.695 en el primer trimestre, debido principalmente a la integración de Bankia.

Así, el Liquidity Coverage Ratio del Grupo (LCR) a 31 de marzo de 2021 es del 309%, mostrando una posición de liquidez (273% LCR media últimos 12 meses), muy por encima del mínimo requerido del 100%.

En cuanto a la evolución del capital, la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) se sitúa en el 14,1%, y en el primer trimestre se recoge el impacto extraordinario de la integración de Bankia de +77 puntos básicos y -89 puntos básicos por el efecto de la asignación del precio pagado (PPA).

ICOS

Durante 2020, se concedieron más de 17.000 millones en moratorias de créditos en España, de los que 11.276 procedían de CaixaBank y 5.825 de Bankia: la mitad de las moratorias ya han vencido y a finales de abril permanecen vigentes 8.498 millones.

A 31 de marzo, el saldo dispuesto en préstamos con avales ICO alcanza 22.001 millones, de los que 13.301 son de origen CaixaBank y 8.700 de Bankia, de manera que el Grupo ha concedido alrededor del 25% de los préstamos con aval del ICO del sector.