Calviño espera que sindicatos y empresarios apoyen al Gobierno para «reforzar y mejorar» las pensiones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado que las relaciones del Gobierno con los sindicatos y asociaciones de empresarios son «excelentes», por lo que ha afirmado que espera que los agentes sociales apoyen al Ejecutivo en el proceso para «el refuerzo y la mejora» del sistema público de pensiones.

Calviño, que ha participado este lunes en Vitoria-Gasteiz en un congreso sobre empleo, ha manifestado, asimismo, que confía en que «de aquí al final de año» sea posible alcanzar «un buen acuerdo» con sindicatos y patronal en torno a la reforma laboral.

Calviño ha analizado la situación en la que se encuentran las negociaciones con los agentes sociales en torno a dos asuntos «tremendamente importantes», como la modificación de los sistemas que regulan el mercado laboral y las pensiones públicas.

«PROGRESIVO Y JUSTO»

En el caso de las pensiones, sobre las que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones trata de cerrar este lunes un acuerdo con sindicatos y empresarios en torno al Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI), ha afirmado que espera que los agentes sociales «nos apoyen en este proceso de refuerzo y mejora de nuestros sistema público de pensiones».

El objetivo de esa reforma –según ha explicado– es configurar un modelo que sea «fuerte» a medio y largo plazo, y que al mismo tiempo resulte «lo más progresivo y justo posible».

«RESPONSABILIDAD»

La vicepresidenta primera ha asegurado que las relaciones del Gobierno con los sindicatos y empresarios son «excelentes». En este sentido, y aunque ha explicado que serán necesario «dejar que avancen» las mesas de negociación sobre ambas reformas, así como sobre otros temas pendientes, ha mostrado su «confianza» en «la responsabilidad» y disposición «constructiva» de empresarios y sindicatos.

Calviño ha afirmado que los agentes sociales «han dado muestras» de sus responsabilidad y su compromiso con el diálogo en los últimos años. Además, ha explicado que tanto unos como otros son «conscientes de que nos jugamos mucho en este momento», y de que «tenemos que llegar a un buen acuerdo para hacer unas buenas reformas mirando al futuro».

«DESEQUILIBRIOS» DEL MERCADO LABORAL

La ministra de Asuntos Económicas ha reiterado, tanto en su intervención en el Congreso de Empleo como en las declaraciones posteriores a los periodistas, su apuesta por «europeizar» el mercado laboral en España, sobre el que ha afirmado que «arrastra una serie de desequilibrios y de anomalías» respecto a los países del entorno, sobre todo respecto a aquellos «más avanzados desde el punto de vista de la prosperidad y la equidad social».

«Tenemos que reducir las tasas de temporalidad, que están unos diez puntos por encima de la media europea», ha afirmado Calviño, que también ha alertado de que se deben reducir las tasas de desempleo juvenil y mejorar la capacidad del mercado de trabajo «para crear empleos de calidad».

Por ese motivo, considera necesario establecer un marco «que invierta en capital humano; que mejora la productividad; y que permita mejorar los salarios de los trabajadores y la competitividad de las empresas».

Estos –ha indicado– son precisamente los objetivos de la reforma laboral que pretende aprobar el Gobierno central, a través de la cual se trata de «erradicar la precariedad y mejorar la calidad del empleo y la competitividad de las empresas».

RECUPERACIÓN «JUSTA»

La vicepresidenta primera ha manifestado que confía en que «de aquí a final de año» sea posible lograr «un buen acuerdo» con los agentes sociales, sobre los que ha indicado que «son perfectamente conscientes de la relevancia que tiene este nuevo contrato social para lograr una recuperación fuerte, sostenible, inclusiva y justa».

Calviño también se ha referido a las estimaciones que apuntan a que los cambios planteados por el Ejecutivo en el sistema de pensiones podrían generar un impacto negativo de 50.000 millones de euros en las arcas públicas.

«LA JOYA DE LA CORONA»

La vicepresidenta primera ha recordado que el plan de recuperación económica elaborado por el Gobierno incluye un apartado «específico» referido a estas cuestiones, en el que se recogen diversas medidas para «garantizar el refuerzo del sistema público de pensiones», que ha calificado de «la joya de la corona del estado del bienestar».

La ministra de Asuntos Económicos ha explicado que el Ejecutivo se ha fijado la meta de «garantizar unas pensiones dignas para los pensionistas de hoy», pero también para aquellas personas que se jubilen dentro de 20 o 40 años. «Para ello, un Gobierno responsable tiene que adoptar las reformas necesarias», ha añadido.

Calviño ha explicado que espera que los agentes económicos «nos apoyen en este proceso de refuerzo y mejora de nuestro sistema público de pensiones», con el fin de que sea «más fuerte a medio y largo plazo», y de que –al mismo tiempo– resulte «lo más progresivo y justo posible».

Respecto a la posibilidad de que sean necesarias nuevas modificaciones del sistema, ha explicado que el plan de recuperación del Ejecutivo recoge «una hoja de ruta muy clara y compartida, no solo por el Gobierno, sino también por los agentes sociales, que incorpora un conjunto de reformas».

Calviño ha recordado que «buena parte» de estas reformas se han de abordar este año, pero ha indicado que otras están previstas «para los próximos meses y años». El objetivo, según ha explicado, es realizar una «aproximación integral» al sistema público de pensiones, de forma que este resulte «fuerte y justo también a medio y largo plazo».

PERIODO DE COTIZACIÓN

La vicepresidenta, a la que también se le ha preguntado acerca de esta cuestión, no ha precisado si el Gobierno elevará finalmente el periodo de cálculo de la cuantía de las pensiones a 35 años.

«Hemos señalado reiteradamente que el objetivo es adaptar el marco de las cotizaciones a la realidad laboral de nuestros días», ha afirmado. Calviño ha explicado que frente a un pasado en el que las carreras laborales eran «lineales» y en las que, normalmente, los últimos años eran los que concentraban los sueldos más altos de los trabajadores, en la actualidad las carreras laborales son «más variables».

De esa forma, ha indicado que ahora, las carreras pueden presentar «lagunas» o periodos sin cotización, y además ya «no está claro» que los últimos años de la vida laboral sean los que acumulan los sueldos más elevados

La ministra ha explicado que por ese motivo, «sobre la base del diálogo social», se analizarán, a lo largo del próximo año y de forma «seria y responsable», las «distintas opciones para alinear el sistema de cotización a la realidad laboral de nuestros días».