Casado pide al Gobierno “responsabilidad” y que no “engañe” a los pensionistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, pidió este jueves al Gobierno “responsabilidad” y que no “engañe” a la gente y “mucho menos” a los pensionistas que lo están “pasando mal” y al 40% de jóvenes españoles que está en el paro y “ya está pensando en emigrar”.

Así lo indicó Casado tras visitar un centro de acogida de inmigrantes en la isla de El Hierro, en relación con las palabras de Sánchez en las que pidió a la oposición que apruebe en el Congreso de los Diputados la reforma de las pensiones, cuyo proyecto aprobó este martes en el Consejo de Ministros, para garantizar el sostenimiento “presente y futuro” de las pensiones.

Casado criticó que Sánchez se haya “atrevido” a decir que los partidos que quieran tener pensiones sostenibles en el tiempo deben apoyar esta reforma, al tiempo que preguntó si no se “cansan” de mentir.

A su juicio, esta reforma es en realidad una “contrarreforma” de las pensiones, “exactamente lo contrario” de lo que dicen, ya que “ha acabado” con el factor de “solidaridad intergeneracional en un país en el que la pensión media ya es más alta que el salario medio”.

Por ello, preguntó cómo se le explica a los jóvenes que, independientemente de cómo esté la curva demográfica y del “bache económico que sufrimos”, “va a tener que haber solo dos cotizantes por cada pensionista”.

Para Casado, “responsabilidad” es lo que hizo el PP, “aprobar una reforma de las pensiones con factor de sostenibilidad para garantizar las pensiones en el futuro” y con un índice de revalorización para que se incrementaran “incluso cuando no se crecía”. Por este motivo, criticó que ahora el Gobierno lo pretende “derogar” y pretende “que le apoyemos”.

Asimismo, solicitó al Gobierno que no les “engañen” porque el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero “hizo lo mismo”, indexó las pensiones al IPC y luego “las congeló”, mientras el PP, sin embargo, apostó por garantizar su revalorización, “aunque sea poca y si la economía lo permite”, y al final las “subimos de media un 16% cuando gobernamos”.

De este modo, insistió en pedir al Gobierno “un poco de humildad, de sensibilidad, y un poco de responsabilidad” a la hora de hacer las reformas que España “necesita”, que, a su juicio, “no son la derogación de lo que hizo el PP creando tres millones de empleos, después de otra crisis socialista para variar”.