Casi un 40% de los restaurantes se vería obligado a cerrar en los próximos 6 meses de no ser por el ‘delivery’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cerca del 40% de los restaurantes reconoce que se vería obligado a cerrar en los próximos seis meses de no ser por el ‘delivery’, mientras que la mitad de ellos asegura rotundamente que tendrían que cerrar en menos de un mes, debido al impacto que está teniendo en la hostelería la crisis sanitaria del coronavirus, según los datos del ‘Estudio Deliveroo: Expectativas de los restaurantes 2021’.

En concreto, el informe muestra que el 42% de los participantes valora como notable o sobresaliente el peso que el servicio a domicilio tiene como una de sus principales vías para subsistir de cara al 2021.

De hecho, los restaurantes encuestados manifiestan que lo que más valoran de su colaboración con Deliveroo durante los meses de pandemia es la posibilidad que ofrece el ‘delivery’ de continuar operando pese a las restricciones, hecho que se traduce en mantener a parte de la plantilla trabajando.

Estos datos reflejan el papel clave que ha adquirido este servicio en España y que, para el 57% de los restaurantes españoles, el servicio a domicilio será mucho más importante en 2021 de lo que ha sido hasta ahora, mientras que otro 38% considera que su importancia será similar a la de 2020, convirtiendo esta actividad en un actor fundamental dentro de la industria de la restauración española.

Por otro lado, el estudio aborda el papel esencial de los ‘riders’ para el desempeño de esta actividad. Así, un 60% de los restaurantes considera que sería un problema contar con menos repartidores para el desarrollo de la actividad de entrega a domicilio y solamente un 15% piensa que no lo sería.

El director general interino de Deliveroo España, Álvaro Dexeus, ha señalado que los ‘riders’ “están en el centro de nuestro negocio, y son un pilar fundamental para los restaurantes que operan a través de plataformas de ‘delivery'”.

“Una reclasificación como empleados tendría un impacto negativo directo en la viabilidad de los restaurantes, ya que no tendrían disponible el servicio de delivery del que muchos dependen en la actualidad, y, por otra parte, no podrían permitirse emplearlos ellos mismos. El actual escenario no invita por tanto a introducir un cambio forzoso en el modelo operativo de nuestras plataformas”, ha subrayado.

Por último, la encuesta refleja que las principales barreras que están afectando a los restaurantes a la hora de generar ingresos son el control de los aforos en espacios cerrados (55%), los toques de queda impuestos según la región, que impide el horario normal de apertura (51,4%) y, en menor medida la limitación de espacios en las terrazas (27%).

También están pasando factura otros factores como la ausencia de turistas por las restricciones a la hora de viajar, el miedo de los consumidores a la hora de salir a comer fuera de casa o tener los locales en centros comerciales, que en muchos casos han tenido que limitar sus horarios de apertura o incluso cerrar al público.