China niega que esté arrastrando a los países africanos a «trampas de endeudamiento»

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, ha negado que Pekín esté arrastrando a los países africanos a «trampas de endeudamiento» a través de la entrega de préstamos para potenciar sus economías en el marco de diversos acuerdos comerciales.

Wang, quien se encuentra en Kenia en el marco de una gira en el continente que le ha llevado a Eritrea y en la que visitará Comoros, ha hecho hincapié en que la cooperación entre China y África es un proyecto «sur-sur» que no incluye imposiciones por parte de Pekín.

Así, ha manifestado que «la llamada ‘trampa de endeudamiento’ no es un hecho, sino un discurso malicioso» impulsado por «quienes no quieren que África acelere su desarrollo».

«Si hay una trampa en África es la trampa de la pobreza y la trampa del subdesarrollo, de las que África debería deshacerse cuanto antes», según unas declaraciones desde Nairobi publicadas por el Ministerio de Exteriores chino.

«China está preparado para trabajar con todos los países amistosos para ayudar a los países africanos a acelerar la recuperación tras la pandemia, eliminar la pobreza y el subdesarrollo, ponerse al día con los tiempos lo antes posible y lograr un desarrollo común para un futuro mejor», ha resaltado.

Asimismo, hizo hincapié en que la política exterior de Pekín busca «priorizar» la situación del continente y en que el gigante asiático «busca ser un buen amigo y un buen socio de África», al tiempo que dijo que su visita al continente tiene entre sus objetivos «trabajar con África para derrotar la pandemia», entre otros asuntos.

En este sentido, ha afirmado que «cargamentos de vacunas están siendo transportados a través de montañas y mares para ser entregados en cada esquina de África donde sean necesarias». «Estaremos junto a nuestros hermanos y hermanas africanos hasta que se logre la victoria final (sobre la pandemia)», ha señalado.

Wang ha destacado que entre sus objetivos está también «acelerar» la aplicación de las conclusiones del Foro de Cooperación China-África (FOCAC) que se celebró a finales de 2021 y en el que se firmaron una serie de documentos de cooperación bilateral.

Por último, ha indicado que busca con su gira «defender firmemente los intereses comunes de China y África». «Ante las políticas del poder, la hegemonía, el acoso y las acciones unilaterales, China y África tienen la responsabilidad de practicar mutuamente el verdadero multilateralismo y salvaguardar la justicia internacional», ha explicado.

«China está preparado para fortalecer la coordinación y la cooperación con África en asuntos internacionales y regionales, salvaguardar el sistema internacional con Naciones Unidas en su centro y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, los intereses legítimos de los países en desarrollo e impulsar el desarrollo del orden internacional en una dirección más justa y razonable», ha remachado.

China es el principal socio comercial de los países del continente africano en su conjunto. En el caso concreto de Kenia, China es el segundo prestamista tras el Banco Mundial y ha financiado importantes proyectos de infraestructura que han generado algunos temores sobre una posible dependencia de Pekín.

En este contexto, China ha anunciado que próximamente nombrará a un enviado especial para el Cuerno de África, en una muestra del creciente peso del gigante asiático en el continente y su mayor influencia a nivel político, al margen de su importancia en el ámbito económico.

Ante ello, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, ha indicado que el papel de Washington en el continente «está fundamentado en una colaboración sostenible y transparente con socios de todo el continente y la comunidad internacional en general».

«Las relaciones que buscamos tener con países de África son relaciones fundamentadas fundamentalmente en el concepto de asociación. No pedimos a nuestros socios que elijan entre Estados Unidos y cualquier otro país, lo que incluye a China. No buscamos hacerles elegir, sino darles opciones», ha argüido.

Price ha recordado que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, realizó recientemente un viaje oficial a Kenia, Nigeria a Senegal en el que abordó estos asuntos. «Estas asociaciones están fundamentadas en la oportunidad mutua, el respeto mutuo y el tipo de inversiones que Estados Unidos quiere hacer», ha detallado.

«Ya sea a través de inversión del sector privado o a través del programa Construir de Nuevo un Mundo Mejor, ya sea a través de otros programas gubernamentales y programas asociados, se buscan asociaciones mutuamente beneficiosas y que empoderen a países de África con los que tenemos estas relaciones constructivas», ha apostillado.