Clásico de la confirmación en la Supercopa

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

FC Barcelona y Real Madrid disputan este miércoles (20.00 horas) un Clásico distinto, el primero oficial en tierras foráneas y siendo una de las semifinales de la actual Supercopa de España, con mucho en juego y con la sensación de que el conjunto madridista llega mejor a un duelo que su rival ve como un examen clave que puede aprobar.

No hay ningún título en juego, pero sí el billete a una gran final para poder conquistar el primer torneo de la temporada. Y quizá, aún así, sea un Clásico más importante que el de LaLiga Santander que el Real Madrid se llevó esta temporada tras asaltar el Camp Nou (1-2). Un partido que puede ser de confirmación para ambos: para los de Carlo Ancelotti de cara a su favoritismo en esta campaña y para los de Xavi Hernández para dar ese salto en el crecimiento que parece estar experimentando desde la llegada del de Terrassa.

Algunos ven al Real Madrid favorito en este duelo que en principio ha agotado entradas en el Estadio Internacional Rey Fahd de Riad (Arabia Saudí). Lo cierto es que el conjunto blanco llega líder sólido en LaLiga y cuajando buenas actuaciones, lo que aumenta su confianza de cara a mantener su dominio en este tipo de choques. Mirando las hemerotecas, lleva cuatro victorias consecutivas y cinco partidos sin perder ante el eterno rival.

Además, el 13 veces campeón de Europa es en estos momentos, con permiso del Sevilla, el equipo más en forma. Los blancos llevan una única derrota, ante el Getafe, en los últimos 18 partidos, son líderes convincentes en LaLiga con la única resistencia de los sevillistas, y con un juego que va mejorando en combinación de su incombustible mediocampo y de la pareja que forman Benzema y Vinicius.

Pero en el Barça están convencidos de que hay margen para hacerle daño en un Clásico donde se iguala todo y no importa el estado de forma por lo que hay en juego. Los blaugranas saben que los actuales 17 puntos que hay entre ambos en la competición doméstica no tienen peso en este choque de trenes que tienen como estación de destino la final del domingo.

Hay cierto optimismo en un FC Barcelona que acepta que esta vez no es favorito. Menos presión y más margen para la alegría en caso de victoria ‘culer’. El propio técnico, Xavi Hernández, sabe de su época como jugador que un Clásico no lo gana siempre quien llega mejor y ahora tendrá su primer gran examen para mostrar su valía y acelerar una mejora que no está siendo tan rápida como desearía.

En definitiva, un Clásico que se presenta más igualado de lo que puede parecer y donde el Barça querrá dominar con el balón ante un Real Madrid que seguramente preferirá esperarle para intentar sorprenderle en rápidas transiciones.

EL BARÇA, PENDIENTE DE MUCHAS ÚLTIMAS HORAS, CARVAJAL, DUDA BLANCA

A nivel deportivo, el Barça vive en ascuas para saber cómo estarán muchos de sus jugadores recuperados en el último momento. Es un ‘último minuto’ constante. De momento, viajaron y entrenaron con sus compañeros Pedri y Ferran Torres, los dos últimos positivos en coronavirus que ya son, al fin, negativos.

El valenciano está a la espera de ser inscrito oficialmente y con la lesión del pie ya aparentemente recuperada podría ser un refuerzo más para un equipo que necesita gol y animado por la vuelta también de un Ansu Fati sobre el que hay muchas esperanzas depositadas. Y con todas estas variantes, Xavi debe conformar su tridente ofensivo, que podría ser el mismo que el del amargo empate en Granada, con el entonado Luuk de Jong como ‘9’, acompañado por Dembélé y el canterano Jutglà.

El técnico catalán también tiene el alta médica de Ronald Araujo, operado el pasado viernes de la mano, y para Frenkie De Jong. Importante es la del central uruguayo sobre todo por la ausencia por lesión de Eric García. También está listo ya Pedri, cuya vuelta es otra buena noticia, aunque el centrocampista canario esperaría su oportunidad en el banquillo.

Por parte del Real Madrid, hay menos incertidumbres y la gran duda para Carlo Ancelotti es saber si podrá confiar el lateral derecho a Dani Carvajal, ausente en las últimas citas por lesión y que vuelve con poco ritmo, o si bien mantendrá a Lucas Vázquez.

La otra duda, menor, reside también en el costado derecho, pero en el ofensivo. Todo hace indicar que será Marco Asensio el que juegue ahí tras haberlo hecho en los dos últimos partidos y sea el socio de Benzema y Vinicius. El brasileño está al alza, pero tendrá enfrente a un experto en ‘mil batallas’ como su compatriota Dani Alves.