Cuerva (Cepyme) pide «no trivializar» la subida de cotizaciones porque tendrá «efectos colaterales»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, ha afirmado este martes que es un «error» que «se trivialice» la subida de cotizaciones pactada entre el Gobierno y los sindicatos alegando que son «cantidades minúsculas», pues se trata de una medida que, según ha advertido, «tendrá efectos colaterales» y que «pone barreras» al mercado laboral, donde el paro juvenil supera el 40%.

Cuerva, en declaraciones al Canal 24 horas recogidas por Europa Press, ha negado que los empresarios no hayan tenido intención de negociar el llamado Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) y ha explicado que llevaban esperando desde septiembre a que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones les presentara una propuesta.

«No es de recibo que estuviéramos esperando desde septiembre y que 15 días antes de que expire el plazo la solución sea una subida de cotizaciones. Para ese viaje no necesitábamos alforjas. Ya lo podían haber dicho en septiembre e igual no hubiéramos estado de acuerdo», ha afirmado.

En su opinión, «no se ha trabajado» ese Mecanismo de Equidad, que además «no arregla el problema de sostenibilidad de las pensiones. «Pasarán días o meses y habrá medidas adicionales que hoy, por algún motivo, no se están exponiendo desde el Ministerio de la Seguridad Social», ha indicado.

Cuerva ha señalado que lo que los empresarios han defendido en la negociación es impulsar el sistema económico y el crecimiento empresarial para potenciar el crecimiento del empleo y, de este modo, el número de cotizantes al sistema.

«Un sistema económico potente genera los recursos suficientes para financiar el Estado de Bienestar. El tiempo dirá si estas medidas son acertadas y suficientes», ha subrayado.

Para Cuerva, el Gobierno ha escogido «el camino fácil» y ha optado por «apretar más» a las empresas y ponerles «más palos en las ruedas», dando una solución «cortoplacista» al problema, pues lo que se ha hecho es cambiar el factor de sostenibilidad de la reforma de 2013 por otro mecanismo.

«Nosotros no somos partidarios de paños calientes (…) El ministro ha advertido de que esta solución no es definitiva. Todavía no sabemos nada del destope de la base máxima, del periodo de cómputo de las pensiones… Son muchas variables las que no están sobre la mesa para buscar una solución conjunta y definitiva y nos hemos quedado con el cortoplacismo», ha afirmado.

Cuerva ha indicado que la negativa de los empresarios a respaldar esta subida de cotizaciones «no tiene por qué» influir en la negociación de la reforma laboral. «Una cosa no quita la otra», ha dicho.

Eso sí, ha advertido de que el último documento del Gobierno en esa mesa data de mediados de octubre y que a día de hoy, a excepción del que se les presentó este mes para regular los nuevos ERTE, no hay sobre la mesa ningún nuevo texto del Ejecutivo.