EasyJet eleva un 82,7% sus pérdidas durante el primer semestre fiscal, hasta 645 millones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La aerolínea easyJet registró unas pérdidas antes de impuestos declaradas de 645 millones de libras esterlinas (747 millones de euros) durante el primer semestre fiscal, cerrado el 31 de marzo de este año, lo que supone un aumento del 82,7% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, según ha informado la compañía.

Asimismo, las pérdidas recurrentes antes de impuestos se situaron en 701 millones de libras esterlinas (812 millones de euros), un 262,4% más que hace un año, dentro del rango de la guía de pérdidas de 690 a 730 millones de libras esterlinas (de 799 a 845 millones de euros).

Los ingresos totales disminuyeron en un 90% hasta 240 millones de libras esterlinas (278 millones de euros), mientras que el número de pasajeros para los seis meses que terminaron el 31 de marzo de este año disminuyó un 89,4% hasta los 4,1 millones.

La aerolínea redujo su capacidad un 85% hasta los 6,4 millones de asientos, lo que representa el 14% de los niveles de capacidad del primer semestre de 2019. El factor de ocupación se contrajo 26,6 puntos porcentuales, hasta el 63,7%.

“Con los viajes de placer despegando nuevamente en el Reino Unido a principios de esta semana, donde somos el mayor operador de los países de la Lista Verde y con tantos gobiernos europeos que alivian las restricciones para abrir nuevamente los viajes, estamos listos para aumentar significativamente nuestros vuelos para el verano con miras a maximizar las oportunidades que vemos en Europa.

Tenemos la capacidad de adaptarnos rápidamente para operar el 90% de nuestra flota actual durante el período pico de verano para satisfacer la demanda”, ha resaltado el consejero delegado de esasyJet, Johan Lundgren.

En este periodo, easyJet ha ofrecido un programa de operaciones que le ha permitido continuar con el programa de reestructuración y reducción de costes. Así, los costes recurrentes del grupo, excluido el combustible, disminuyeron un 59% a 844 millones de libras (977 millones de euros) impulsados por una disminución en la capacidad y los ahorros de material.

La aerolínea espera que el programa de reducción de costes permita ahorrar 500 millones de libras (579 millones de euros) durante todo el año fiscal.

La compañía señala que dispone de un “balance sólido”, con una liquidez total obtenida durante la pandemia de más de 5.500 millones de libras esterlinas (5794 millones de euros), una posición de deuda neta de 2.000 millones de libras esterlinas (2.317 millones de euros)y calificaciones crediticias de grado de inversión.