Eiffel Eventos y su servicio de wedding planner para organizar una boda inolvidable

Las bodas están en auge y eso se evidencia por el colapso de los registros civiles en toda España.

Por ese motivo, la clave es planificar. En algunas ciudades, los tiempos de espera pueden alcanzar los 9 meses debido a la cantidad de uniones pendientes desde el 2020, por la pandemia.

El impacto se ha sentido en toda la industria vinculada a estas celebraciones, incluido en el trabajo de los wedding planner. Para los organizadores, ha supuesto un reto enorme que solo los profesionales en este campo han sabido responder adecuadamente. Según Eiffel Eventos, son momentos que no se pueden dejar al azar.

La clave está en la planificación

Los expertos advierten que, ante el crecimiento en el número de matrimonios, la clave está en planificar con suficiente antelación. En el caso de Eiffel Eventos están capacitados para adaptarse a las circunstancias de cada festejo. Sin embargo, admiten que cuánto más tiempo transcurre entre la contratación de los servicios y el día del enlace hay mayores posibilidades de hacer cosas inolvidables.

El tiempo óptimo para planificar una boda según algunos expertos es de 10 a 12 meses, pero todo dependerá de la envergadura de la celebración. En algunos casos, el montaje puede requerir hasta 18 meses debido, sobre todo, a la reserva de una localización específica. Para el equipo de Eiffel Eventos, la calidad de la planificación es tan importante como el tiempo que se le dedique.

Ellos comienzan los preparativos meses antes para no descuidar el más mínimo detalle, en comunicación permanente con la pareja. Durante ese tiempo se enfocan en ubicar y asegurar a los colaboradores para que cada aspecto de la celebración sea único. El ámbito de los proveedores es el que más requiere de tiempo, ya que al igual que ocurre con los registros civiles, los servicios florales, de fotografía, catering, localizaciones e incluso los músicos tienen sus agendas llenas.

Una empresa en crecimiento

Eiffel Eventos es una empresa organizadora que concentra sus operaciones en las zonas de Extremadura y Andalucía. Sin embargo, han atendido requerimientos de clientes de toda España. Es un equipo que con base en la innovación de sus propuestas como de su forma de trabajo ha logrado posicionarse positivamente en el mercado.

Desde su punto de vista, la amplia aceptación se debe a que han transformado el trabajo de una wedding planner en un acompañamiento permanente. Junto a la pareja, atienden todos los aspectos de la celebración con asesoría y orientación. Dependiendo de la temática sugieren las localizaciones disponibles, la decoración, la música, el menú, la iluminación, incluso hasta el viaje de novios si fuera necesario.

Dicen que su secreto está en que les encanta lo que hacen. Pueden planificarlo todo, desde el principio hasta el fin, o acoplarse a la organización del evento en los casos donde la pareja tenga aspectos adelantados. Lo importante para ellos es que todo esté listo para que sea el día inolvidable.