El 38% de los hogares españoles redujo su ahorro debido a la pandemia

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El 38% de los hogares españoles redujo su ahorro debido a la pandemia por Covid-19, aunque el porcentaje sube hasta el 53% en el caso de aquellas familias que se han visto afectadas económica y laboralmente por esta crisis, frente al 29% de aquellas que no se han visto impactadas, según un informe del Observatorio de Ahorro Familiar.

La directora del Observatorio y profesora de IE University, Laura Núñez, ha señalado en la presentación del estudio que lo más probable es que se produzca en el futuro más inmediato un consumo más responsable y que las tasas de ahorro sean superiores a los valores mínimos registrados en los años previos a la pandemia.

Antes de la pandemia, el 36% de los hogares españoles no ahorraba nada y el 33% ahorraba menos del 15%, en tanto que un 30% de los encuestados reservaba más de ese 15%.

El estudio ha señalado que en todos los niveles hay familias que ahorran y otras que no lo hacen, aunque el segmento de hogares que no ahorra nada es mucho mayor en las clases económicas bajas, con un 54%, que en las altas, con el 28%.

En referencia a Keynes, Núñez ha destacado que si bien sí hay una relación entre los altos niveles de renta y el ahorro, el 50% de los hogares con menos ingresos ahorra, por lo que esta relación no es tan sencilla porque hay más factores que influyen.

Por edades, los que menos ahorran son los más jóvenes, de entre 20 y 24 años, y los más mayores, entre 65 y 74 años, con un 38% y un 45% que no ahorra nada, respectivamente.

En cuanto a las razones que motivan a los encuestados para ahorrar, la precaución es la razón principal para el 40% de los encuestados, sin diferencias entre el nivel de ingresos o el rango de edad.

El 13%, por su parte, ha señalado el previsional, y el 12%, las deudas, aunque aquí sí se encuentran diferencias en las variables: los hogares que ahorran más del 25% de su renta lo hacen para la adquisición de una vivienda, especialmente en el rango de edad comprendido entre los 20 y los 44 años.

Asimismo, Núñez ha destacado en la presentación del informe que la educación es el segundo motivo en las familias con hijos.

«El ahorro precautorio de los hogares es un pilar indiscutible del estado del bienestar, ya que es el único que puede proteger la salud financiera de las familias ante crisis económicas y otros acontecimientos negativos imprevistos», ha señalado la directora de Fundación Mutualidad de la Abogacía, Blanca Narváez.

Asimismo, Núñez ha señalado que los españoles apenas invierten en anualidades, ya que es un producto de seguros que limita la herencia a las siguientes generaciones.

Por regiones, el Observatorio ha detectado un mayor porcentaje de hogares que ahorran menos en Andalucía, Extremadura y Canarias, si bien la directora ha explicado que la muestra es representativa a nivel nacional, pero no para las comunidades autónomas.

De cara al futuro, entre el 60% y el 70% no prevé cambiar su comportamiento financiero, unos datos que Núñez considera «desalentadores» después de la «situación dramática» que se ha vivido en el último año y medio. Por otra parte, destaca que entre el 30% y el 40% sí prevé hacerlo.

En este sentido, la directora del Observatorio ha apuntado que pese a que en ocasiones se habla en sentido peyorativo de la riqueza, en lo que se hay que centrar es que se utilizan los mecanismos correctos para alcanzar esa riqueza y no mediante otros como la corrupción.

INFLUENCIA DE LA EDUCACIÓN FINANCIERAS

El estudio concluye que la educación financiera tiene, junto al nivel socioeconómico, una gran influencia en los niveles de ahorro de las familias: la tasa de ahorro se dispara hasta el 80% en el caso de aquellos que cuentan con este tipo de educación, frente al 40% de los hogares que carecen de esta.

No obstante, el 90% de las familias españolas no conoce los diferentes vehículos de inversión que tienen para gestionar sus ahorros, en tanto que el 44% no tiene conocimientos básicos de tipo económico financiero.

Los vehículos que el informe ha tenido en cuenta han sido los fondos de inversión, planes de pensiones, seguros de ahorro, acciones y bonos.

Asimismo, Núñez ha llamado la atención sobre la existencia de un grupo que cree que tiene más conocimientos de educación financiera que los que realmente tiene y otro que tiene menos. El informe concluye que aquellos que cuentan con mayor confianza en este punto ahorran más.