El 67,8% de las facturas emitidas en el primer semestre de 2021 registró retrasos de pago, según Cepyme

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El 67,8% de las facturas emitidas en el primer semestre de 2021, casi siete de cada diez, registró retrasos en el pago, según los datos publicados este jueves en el Observatorio de la Morosidad de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme).

El monto de los pagos demorados ascendió en los tres primeros meses del año a 1.472 millones de euros, un 3,5% más que en el mismo periodo del año anterior y la más alta desde 2013, según los datos de Cepyme.

Comunidad Valenciana, Madrid y Extremadura fueron las que mayor incremento interanual de la morosidad registraron, mientras que Aragón, Castilla y León y Cataluña registraron las cifras del Periodo Medio de Pago (PMP) más bajas del país.

El periodo medio de pago del segundo trimestre fue de 81 días, casi siete días menos que en el primer trimestre, cuando se registró el peor dato de ese periodo en los últimos años.

Por sectores, la morosidad es más frecuente en la construcción, con 101,1 días de media de pago, y los plásticos, con 84,3 días de media. Por el contrario, en la distribución alimenticia el pago medio se realiza a los 64,9 días.

Junto con los datos del Observatorio, Cepyme ha presentado este jueves una base de datos sobre morosidad de acceso público, en la que se podrá consultar la evolución de la morosidad y el impacto de los impagos para las empresas.

Esta base de datos se enmarca dentro de la estrategia contra la morosidad que inició Cepyme en 2010 y pretende contribuir con propuestas para reducir la morosidad y sus daños para las pequeñas y medianas empresas.

Cepyme ha advertido de que el aumento de la morosidad acentúa la pérdida de liquidez de las pequeñas y medianas empresas (pymes), las más afectadas por los impagos. Con su estrategia contra la morosidad, la Confederación espera reducir los plazos de pagos y promover la utilización de instrumentos legales para controlar la morosidad.