El Atlético agrava su crisis en Granada

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El Atlético de Madrid sigue sumido en una profunda crisis tras encajar su cuarta derrota consecutiva (2-1) este miércoles, en su visita al Granada, tras un partido aplazado de la novena jornada en el que los rojiblancos merecieron mejor suerte, sobre todo tras la exhbición de Joao Félix, el más destacado en el vigente campeón.

Los de Simeone se han metido en un buen lío. La derrota en Granada, debido a los goles de Darwin Machís y Jorge Molina, les saca de los puestos de ‘Champions’ y les induce a una de las peores rachas del técnico argentino desde que llegó al Manzanares. Este jueves, precisamente, cumplirá diez años al frente.

Y eso que la noche se puso muy pronto de cara para un Atleti que encontró el tesoro que todo equipo quiere al comienzo. Un gol temprano que calme al rival y le diese licencia para gobernar el partido. Así fue, Joao Félix aprovechó la titularidad, quitó la razón a su entrenador, y marcó con un lanzamiento cruzado tras un error de Germán. El tanto avivó el encuentro desde sus primeros minutos.

El Atlético, por contra, quiso quitarle electricidad al partido con más presencia en el centro del campo y así poder evitar problemas en su improvisada defensa con Kondogbia como central. Sin embargo, el plan no le salió bien al conjunto colchonero, que recibió el empate poco después del primer cuarto de hora. En esta ocasión fue obra de Darwin Machís.

El jugador venezolano se inventó un zapatazo desde fuera del área que sorprendió a Oblak. El gol fue vital para que los nazaríes no se desenchufasen del partido. Su mes invicto en Liga fue por algo y así lo demostró en el momento más difícil del encuentro. Puertas y Luis Suárez dieron buena cuenta de ello antes del descanso.

Ahí llegó el momento clave del partido, cuando el árbitro Hernández Hernández decidió anular un gol de Joao Félix, a todas luces legal, pero que dejó sin validez por una presunta falta en el salto. Dos minutos después lo volvió a intentar el portugués, el mejor arma de los madrileños ante la sequía de Suárez. El uruguayo lleva un solo gol en los 12 últimos partidos como colchonero.

El empate enfrió los ánimos de un Atleti que siguió creando ocasiones en la reanudación, pero con la sensación de tener el partido controlado. Antes o después llegaría un gol que lo cambiase todo. Primero fue Lemar con Suárez, que estuvieron cerca, y después Joao Félix otra vez con un disparo violento a la base del poste. Pero el guión se escribió de nuevo por completo.

POSTE DE JOAO FÉLIX Y GOL DE JORGE MOLINA

En la misma jugada, en ese rechace de Joao, el Granada se puso por delante en una acción por la banda derecha que culminó el eterno Jorge Molina, que ha vivido su semana de gloria con cuatro goles a sus 39 años. El ex del Getafe metió la puntera y logró el 2-1, eso sí, tras la intervención de un VAR que fue decisivo cuando los de casa daban por perdido el tanto.

A partir de ahí, el Atlético intentó evitar el naufragio con dos ocasiones muy claras en botas de Correa y Cunha, ésta última a un minuto para el final. Pero los pupilos de Robert Moreno resistieron bien, conduraron su ventaja y certificaron un triunfo que les da aire para acabar el 2021 casi en mitad de la tabla, mientras que su víctima seguida metida en problemas y espera pronto un volantazo.