El Banco de España pide acelerar las reformas pendientes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, pidió este martes “aprovechar el entorno económico todavía favorable para acelerar las reformas necesarias” y hacer frente a desafíos como la reducción del “elevado” endeudamiento público y exterior, de la “alta” tasa de paro, el aumento de la productividad, la necesidad de encarar las consecuencias del progresivo envejecimiento de la población y el reforzamiento del sistema bancario.

Así lo pone de manifiesto el responsable del organismo en su discurso recogido en el ‘Informe Anual del Banco de España 2018’, publicado este martes.

Hernández de Cos destaca que, aunque la economía española experimentó una “ligera” desaceleración en 2018, mostró un “elevado grado de resistencia” en comparación con otros países del entorno. Así, valora que la recuperación de la actividad se prolongó por quinto año consecutivo, por el elevado dinamismo de la demanda interna, que contrarrestó la “notable pérdida” del empuje de las exportaciones. A ello se sumó el tono expansivo de la política presupuestaria, con un crecimiento de las rentas familiares, mientras estos agentes redujeron la tasa de ahorro, hasta un mínimo histórico.

Sin embargo, el gobernador del Banco de España advierte de que quedan desafíos como la reducción del “elevado” endeudamiento público, la “alta” tasa de paro, el aumento de la productividad, los efectos del envejecimiento poblacional y el reforzamiento del sistema bancario.

En concreto, lamenta la “ausencia” de la corrección significativa del déficit público durante los últimos años, con una ratio de deuda sobre PIB que se situó en el primer trimestre de este año en el 98%, porque “restringe significativamente el margen de actuación de la política fiscal ante un eventual escenario recesivo, por lo que el proceso de consolidación presupuestaria constituye una tarea que debe ser prioritaria”.

Al mismo tiempo, Hernández de Cos observa la necesidad de que España gane más competitividad y que eso descanse en mayor medida sobre aumentos de la productividad.

MEJORAR EL EMPLEO

También pide que sea un objetivo prioritario de la política económica extender los beneficios de la recuperación a capas de la sociedad “tan amplias como sea posible”, y que para ello se incremente la ocupación y se mejore la calidad del empleo.

Por un lado, Hernández de Cos observa “síntomas de un elevado grado de disfuncionalidad”, al permanecer todavía la tasa de paro en niveles elevados, y particularmente, entre los más jóvenes y de los que tienen menos cualificación.

Para ello, apunta a una reducción del desajuste entre las cualificaciones de los parados y las que solicitan los empleadores, para los que reclama un “replanteamiento del diseño institucional del sistema educativo”.

Por otro lado, destaca que con tasas de temporalidad y de parcialidad no deseada “muy elevadas”, la calidad del empleo en España tiene “márgenes de mejora significativos”.

Para disminuir la temporalidad, aboga por “cambios regulatorios que mejoren el atractivo de la contratación indefinida”, y que la negociación colectiva facilite un “mejor alineamiento” entre la productividad y las retribuciones salariales.

El gobernador del Banco de España incide que en que la mejora de los niveles de bienestar de la ciudadanía depende “de forma crucial” del aumento de los ritmos de avance de la productividad, “muy pobres” en la última década, y plantea que se acometan reformas estructurales para mejorarla.

Del mismo modo, ve un “margen amplio” para llevar a cabo reformas que reduzcan la dualidad del mercado laboral, “revisen aquellas regulaciones que frenan indebidamente la competencia sectorial y desincentivan o dificultan el crecimiento empresarial, mejoren la calidad de las instituciones y eliminen el déficit de capital humano y tecnológico”.

PENSIONES

En cuanto al envejecimiento población y el reto que supone para el sistema de bienestar, desde el Banco de España se considera que, entre otros aspectos, se “incentive la participación de los trabajadores de más edad”, se acompase la política migratoria a las necesidades del mercado laboral y se fomente la natalidad.

Considera que, dado el aumento “muy pronunciado” del gasto público que supondrá el envejecimiento, las reformas aprobadas en 2011 y 2013 incluían elementos de ajuste para contrarrestar el efecto sobre el gasto en pensiones, mientras las últimas medidas aprobadas retrasan la aplicación del factor de sostenibilidad y vuelven a indexar las pensiones al IPC.

Hernández de Cos opina que, para garantizar la sostenibilidad financiera del Sistema, se necesitarán medidas adicionales. Además, subraya que, dada la “trascendencia” de este asunto, se requieren “consensos amplios, sin demoras injustificadas, acerca de estas medidas que son necesarias para que nuestro sistema de pensiones preserve la sostenibilidad intertemporal y la equidad entre las distintas generaciones.

SISTEMA BANCARIO

Por último, el gobernador hace referencia a la situación del sistema bancario, que en 2018 mejoró de manera “importante” la calidad de la cartera de activos.

No obstante, la reducción adicional de los volúmenes de activos problemáticos y la continuación de la racionalización de los gastos de explotación son actuaciones “indispensables para el restablecimiento de cotas más elevadas de rentabilidad, que sigue en niveles reducidos en relación con el coste del capital que deben asumir estas entidades”.

Así, pide a los bancos españoles que refuercen su capital y los pasivos susceptibles de recapitalización interna para afrontar los retos regulatorios pendientes y mejorar su capacidad de resistencia frente a perturbaciones adversas.

Adicionalmente, señala que las entidades “deberán adaptarse a la nueva estructura sectorial que se está gestando, caracterizada por la participación de nuevos competidores, y al nuevo entorno tecnológico”, en el que la digitalización de muchos servicios financieros plantea importantes riesgos y oportunidades para las instituciones de crédito, y “pugnar por una mejora de su reputación, dañada en algunos aspectos tras la crisis”.