El Banco de España pide en el Congreso “consensos amplios” para impulsar las reformas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Banco de España ha reclamado en el Congreso “consensos amplios, políticos y sociales”, con “vocación de permanencia” y que “resulten creíbles” a la hora de diseñar y poner en marcha las reformas estructurales que, a su juicio, requiere la economía española.

Estos retos estructurales, ha sintetizado el gobernador en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital, pasan por “dos carencias históricas de la economía española”, “la baja productividad y el mal funcionamiento del mercado de trabajo” y tres retos: el incremento de desigualdad, el cambio climático y el envejecimiento de la población.

“Creo que buena parte del crecimiento y nuestra prosperidad depende de que afrontemos los retos de forma consensuada, urgente y ambiciosa”, ha dicho Hernández de Cos, que ha acudido a la Cámara Baja a presentar el ‘Informe Anual 2020’ del Banco de España.

De Cos ha incidido en la necesidad de elevar la productividad, atendiendo a carencias en términos de competencia y trabas de unidad de mercado, pero también a “carencias importantes en nivel educativo” y de la inversión en innovación, para la cual ha pedido potenciar el papel del capital riesgo.

En materia laboral, ha apostado por abordar la dualidad en el mercado de trabajo –ha insistido en la reforma del sistema de despido y la implantación de un modelo de mochila austriaca, aprovechando los fondos europeos– y ha lamentado cómo, habiendo identificado este problema desde hace varias décadas, no se haya hecho “nada verdaderamente sustancial”. Por ello, ha planteado que utilizar los fondos para paliar unos costes de transición de 9.000 millones es “una oportunidad única para hacer esos cambios”.

Otras propuestas del gobernador han ido dirigidas a aumentar el alcance de los programas de rentas mínimas, al detectar que “colectivos en riesgo de pobreza extrema no están cubiertos” por el ingreso mínimo vital (IMV), aumentar la oferta de alquiler y políticas eficaces para “mitigar” el despoblamiento de las zonas rurales y adaptarse a estos cambios.

En lo relativo al sistema público de pensiones, ha defendido “reforzar” la equivalencia entre las aportaciones realizadas vía cotizaciones y las propias prestaciones, aumentar la transparencia y “predictibilidad”, así como “incorporar consideraciones de equidad intergeneracional”, con “mecanismos automáticos” para “adaptar los parámetros a las realidades económicas y demográficas”.

Hernández de Cos ha señalado también la importancia del uso que finalmente se dé a los fondos europeos del Plan de Recuperación y del “grado de flexibilidad” que tenga la economía española, ya que una mayor flexibilidad favorece un multiplicador mayor de estos recursos.

Del 6% de crecimiento del PIB previsto para 2022, aproximadamente un punto se deriva del uso de los fondos, pero es que en el 5,3% los fondos europeos suponen dos puntos, y ha pedido emplear los recursos que lleguen a proyectos y reformas con mayor capacidad para aumentar el crecimiento potencial de crecimiento.

Asimismo, ha insistido en la necesidad de anticipar el diseño, que no la ejecución, que ha pedido retrasar hasta una recuperación de la economía, de un plan de consolidación que pase por una revisión integral de toda partida de gasto y del sistema tributario.