El BCE levanta el veto a los dividendos de los bancos y permite un ‘payout’ de hasta el 15% hasta septiembre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido levantar la prohibición que había impuesto a los bancos de repartir dividendos y realizar recompras de acciones, aunque ha instado a las entidades a que el ‘payout’ (porcentaje del beneficio destinado a dividendos) no supere el 15% teniendo en cuenta los beneficios netos acumulados entre 2019 y 2020.

La división del BCE encargada de la supervisión bancaria ha indicado este martes en un comunicado que sigue recomendado no realizar ningún tipo de distribución de dividendos ni ninguna recompra de acciones. Las entidades que decidan realizarlas tendrán que limitarlas según las condiciones fijadas por el supervisor.

Así, los bancos podrán dedicar fondos a recomprar acciones o a pagar dividendos que representen, como máximo, un 15% de los beneficios netos acumulados entre 2019 y 2020 o 20 puntos superior a la ratio de capital CET1. Los bancos tendrán que escoger el porcentaje que sea menor.

Además, los bancos que decidan remunerar a sus accionistas “tienen que ser rentables y tener robustas trayectorias de capital”, ha especificado el supervisor. El BCE ha indicado que contactar con su equipo supervisor conjunto para determinar qué nivel de distribución es “prudente”.

El BCE también ha puntualizado que los dividendos tendrán que ser a cuenta de estos dos ejercicios. Los bancos no podrán realizar distribuciones con cargo a los resultados de 2021.

El organismo dirigido por el italiano Andrea Enria ha explicado que en la revisión de su recomendación ha tenido en cuenta las nuevas proyecciones macroeconómicas del BCE, que incluyen una menor incertidumbre económica y confirman la “resiliencia del sector bancario”.

“La recomendación revisada está dirigida a salvaguardar la capacidad de los bancos de absorber pérdidas y prestar para apoyar la economía. Sigue siendo necesario una aproximación prudente continuada, ya que el impacto de la pandemia en los balances de los bancos no se ha manifestado en su totalidad porque los bancos se están beneficiando de varias medidas de apoyo públicas y debido a que los deterioros de crédito vienen con un retraso temporal”, ha subrayado el BCE.

Las restricciones estarán vigente hasta que termine septiembre. El supervisor ha explicado que, si no se producen hechos “materialmente adversos”, la medida expirará y se volverá a valorar el capital y los planes de distribución de los bancos de forma habitual.

REMUNERACIÓN VARIABLE A EMPLEADOS

En paralelo a este comunicado, Enria ha remitido este mismo martes una carta a los consejeros delegados de los principales grupos bancarios de la zona euro. En ella, ha alertado de que el BCE sigue esperando que adopten una “moderación extrema” de los planes de remuneración variable de los empleados hasta septiembre de 2021.

Enria ha indicado que esta recomendación no se limita a los ejecutivos, sino a todo el personal identificado que tenga sistemas de remuneración variable ligados al riesgo y pueda afectar “negativamente” a la cantidad o calidad del capital de la compañía.

En caso de que los planes de remuneración no se puedan limitar, el BCE ha propuesto que los pagos sea realicen en diferido durante un largo periodo de tiempo o realizar los pagos en otro tipo de instrumentos que no sean en efectivo.

“El impacto reputacional del pago de las remuneraciones variables durante una situación de crisis global no se debería subestimar, sobre todo en el caso de grandes cantidades, y debería considerarse seriamente, teniendo en cuenta también el importante papel que juegan las instituciones financieras para atajar esta crisis”, ha avisado Enria.