El Catálogo de Señales de Tráfico deberá ser actualizado por la Administración, según recomienda el sector de señalización vertical

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los conductores de vehículos en general, desconocen un gran número de señales de tráfico, incluso aquellos que acaban de estudiar y aprobar el carnet de conducir. Y es que, muchas de las señales que existen en las vías españolas, no forman parte ni siquiera del temario de las autoescuelas, porque no son oficiales, según afirma el sector de la señalización vertical, la seguridad vial y la movilidad urbana, a través de la asociación AFASEMETRA.

Así mismo,  las señales que aparecen en el Reglamento General de Circulación, aprobado por el Ministerio de la Presidencia del Gobierno de España, mediante el Real Decreto 1423/2003, concretamente en la Sección 4ª, de las señales verticales de circulación del Capítulo VI y en su Anexo I, y las del Catálogo Oficial de Señales Verticales “no son las mismas”, según asegura el presidente de AFASEMETRA, Francisco Cano.

En este Reglamento, se recogen las formas, dimensiones y colores de la señalización vertical, y cita dos documentos fundamentales para los fabricantes, como son la Norma de carreteras 8.1-I.C, Señalización vertical, revisada en 2014, y el Catálogo de señales verticales de circulación, tomos I y II. Este último, data del año 1992 y “si bien se ha trabajado en su revisión en distintos años, no se ha llegado a publicar, ya que implica el cambio del Reglamento General de Circulación”, ha añadido Francisco Cano.

Inseguridad para todos

En total, esta situación afecta a 125 señales y carteles nuevos y otras 20 señales anuladas. El Catálogo oficial cuenta con cerca de 400 señales y carteles verticales. Todo ello provoca inseguridad para todos los agentes implicados, principalmente para los conductores que, dependiendo del municipio en el que se encuentren, pueden ver señales diferentes para un mismo fin, generando confusión, disminución de la credibilidad en la señalización y, en general, una situación muy peligrosa respecto a la Seguridad Vial. En este punto cabe preguntarse “qué señales están estudiando actualmente los futuros conductores en las autoescuelas, si las que están en el reglamento en vigor desde 2003, o las normativas municipales, provinciales, autonómicas o estatales”, asegura Cano.

También, está ocurriendo que hay señales que aparecen en borradores del Catálogo, que Fomento ha ido actualizando en 2015 y en 2018, cuyo uso “puede ser finalmente un error, porque la señal puede modificarse de un borrador a otro, y de ellos a la versión que en un futuro se publique”.

Para los fabricantes de señales de tráfico, es esencial disponer de directrices claras e inequívocas de cómo han de ser las señales a la hora de fabricar. “Han pasado 18 años desde la última modificación del reglamento, en los que hemos venido fabricando nuevos modelos de señales que no están cubiertas por ninguna legislación nacional, como sería deseable”, asegura el presidente de AFASEMETRA. Como añadido, los fabricantes también denuncian que no son informados tampoco de nuevas señales, de las que aún no se conoce el número de código, pero que ya se ven por las vías, como serían la de zona de bajas emisiones, tramo peligroso o la de Carretera 2+1, OC 1/2021.

Además, este problema afecta sobre todo a los responsables de la señalización de las vías, ya sean municipales, provinciales, autonómicas o estatales, ya que cuando no existe una señal oficial, se ven obligados a idear una nueva y recogerla en una normativa propia al objeto de darle legalidad, o bien utilizan señales recogidas en borradores del catálogo. En este caso, si cada administración idea una señal propia, el fabricante puede estar produciendo distintas señales para un mismo fin, no siempre disponiendo de los planos acotados.

Desde AFASEMETRA se reitera que es esencial disponer de directrices claras e inequívocas, de cómo han de ser las señales a la hora de fabricar, urgiendo a la Administración a agilizar la publicación del nuevo Catálogo Oficial de señales verticales de circulación, para que todos los sectores implicados puedan utilizarlo.