El comisario de Economía destaca a España como uno de los «líderes» en la recuperación europea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El comisario de Economía de la Comisión Europea, Paolo Gentiloni, ha destacado a España como una de las economías que liderará la recuperación en 2022, con una previsión de crecimiento del 5,5%, superior al 4,3% proyectado para la media de la zona euro.

Gentiloni ha explicado que tras la debacle experimentada en 2020, «la más severa desde la Segunda Guerra Mundial», la mayoría de los países ha impulsado durante este año la recuperación de sus economías con la reapertura económica y las políticas monetarias y fiscales de apoyo, lo que ha llevado a la media europea a «cerrar la brecha» originada tras la pandemia.

«A pesar de la incertidumbre, la recuperación está en camino», ha destacado el comisario en un encuentro organizado por el diario ‘El Mundo’. Con respecto a la evolución de esta recuperación, Gentiloni ha expuesto la dificultad de obtener previsiones fiables, puesto que estas dependen en buena medida de la evolución del virus y el surgimiento de nuevas variantes, así como de su impacto en los diferentes países.

En lo que respecta a España, el comisario ha resaltado que una pieza fundamental de su recuperación parte de los fondos europeos, en concreto de los 70.000 millones de euros que el país recibirá para, según Gentiloni, implantar una hoja de ruta de «transición verde y digital», así como diferentes medidas en términos de reformas estructurales.

«El desafío para España es efectivamente desarrollar esta ambiciosa agenda de inversiones y reformas», ha añadido Gentiloni, que ha incidido en que esta hoja de ruta podría elevar su PIB entre el 1,8% y un 2,5% para 2024 y generar miles de puestos de empleo.

RIESGOS EN LAS PREVISIONES

El comisario ha reconocido que si bien los riesgos a la baja en las proyecciones se están materializando parcialmente, el impacto quedará lejos de ser como el de los peores momentos de la pandemia en 2020. «No soy optimista, pero sí realista», ha remarcado Gentiloni, quien ha sostenido, no obstante, que los paquetes de ayuda destinados a los países deben ser más selectivos que hace dos años.

Con respecto al incremento de deuda, el comisario apuesta por que esta se reduzca en términos «realistas» y acorde con una recuperación sostenible. En este sentido, defiende un endeudamiento público «amigable» que ayude a los países a impulsar su reactivación económica. Para alcanzar estos hitos, el comisario ha reconocido que todavía es necesario «mucho trabajo» para encontrar un acuerdo consensuado entre todos los estados miembros.