El déficit del Estado aumenta hasta el 0,65% del PIB de enero a abril

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El déficit del Estado se situó en 8.195 millones de euros entre enero y abril de 2019 en términos de Contabilidad Nacional, lo que equivale al 0,65% del PIB, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Hacienda.

De esta forma, la cuantía del déficit ha aumentado 0,16 puntos porcentuales en los cuatro primeros meses del año en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Fuentes del Ministerio de Hacienda explicaron que este aumento se debe a la revalorización del sueldo de los funcionarios (2,25%) y a la mayor subida de las pensiones (1,6% en general y 3% las mínimas y no contributivas). Asimismo, señalaron que este mayor gasto no tiene equivalencia en el mismo periodo del año pasado ya que computó más tarde. En concreto, este gasto no se produjo hasta la aprobación de los Presupuestos de 2018 en julio, por lo que este efecto se diluirá en la segunda parte del ejercicio, cuando, según Hacienda, se hará evidente la reducción del déficit público.

RECURSOS Y EMPLEOS NO FINANCIEROS

En concreto, los recursos no financieros ascendieron a 60.899 millones, lo que supone un incremento del 0,4% respecto a 2018. Los recursos impositivos, que representan el 87,5% del total, ascendieron a 53.315 millones, lo que supone un descenso del 0,9%. Entre ellos, destaca el incremento del IVA un 2,6% hasta los 27.139 millones y también el aumento un 2,5% del primer pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades, una vez eliminado el efecto por la devolución de actas por una única sociedad por importe de 700 millones.

Por otra parte, el IRPF disminuye un 2,5%, una vez descontada la parte correspondiente a las comunidades autónomas, que aumenta un 8,6% respecto al año anterior. Si se analiza en términos homogéneos de caja, el comportamiento del IRPF es positivo, con un aumento del 5,4% hasta abril.

Por su parte, las cotizaciones sociales descienden un 1,9% por la progresiva sustitución de empleados activos con Régimen de Clases Pasivas, por otros con Régimen de Seguridad Social. En lo que respecta al resto de recursos, destacan las rentas de la propiedad, que crecen un 8,6% debido al mayor dividendo a cuenta recibido del Banco de España por importe de 905 millones (un 19,7% más), así como los intereses que crecen un 4%.

Por último, cabe destacar el aumento de las transferencias corrientes y de capital entre Administraciones Públicas, que crecen un 15,7% fundamentalmente por los mayores ingresos por el Sistema de Financiación y por una transferencia recibida en 2019 de la Jefatura de Tráfico, por 233 millones, sin correspondencia en 2018.

En cuanto a los empleos no financieros del Estado, hasta abril los empleos no financieros ascendieron a 69.094 millones, cifra superior en un 3,8% a la de 2018. Esta evolución se explica fundamentalmente por la mayor la aportación a la UE, por IVA y RNB en un 21,9% y el incremento de las transferencias corrientes entre Administraciones Públicas, que crecen un 6,7%, hasta los 39.280 millones, destacando el aumento de las transferencias realizadas a los Fondos de la Seguridad Social, que crecen un 17,8%.

Los consumos intermedios crecen un 19,3% más, como consecuencia de la cobertura de los gastos electorales del ejercicio, sin correspondencia en 2018. La remuneración de asalariados ha aumentado un 7% debido a la equiparación salarial de la Policía y Guardia Civil con los cuerpos autonómicos y a la subida de retribuciones tras el II Acuerdo Gobierno-Sindicatos alcanzado en marzo de 2018, para la mejora del empleo público; el incremento retributivo acordado para 2019 es un fijo del 2,25%, frente al 1% de subida existente durante el primer semestre de 2018.

Estos incrementos se ven compensados por el descenso de un 6% de los intereses y de un 6,4% de las transferencias sociales en especie. También influye la disminución un 21,6% de la inversión como consecuencia del registro de un gasto de 1.114 millones en 2018, por el valor estimado de los activos revertidos de las autopistas en quiebra, sin correspondencia en este ejercicio. Asimismo, por el descenso del 41,9% del resto de empleos corrientes, entre los que se incluye fundamentalmente la cobertura del déficit eléctrico, que ha descendido hasta finales de abril un 50,3%.

CONJUNTO DE LAS ADMINISTRACIONES

Por otro lado, hasta finales de marzo de 2019, la necesidad de financiación conjunta de la Administración Central, los Fondos de la Seguridad Social y la Administración Regional, excluida la ayuda financiera, fue de 3.988 millones, equivalente al 0,32% del PIB, un 12,7% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Si se incluye en ambos periodos el saldo de la ayuda a las instituciones financieras (-62 millones en 2018 y 174 millones en 2019), el déficit sería de 3.814 millones de euros, equivalente al 0,3% del PIB, con una reducción interanual 0,8 puntos porcentuales de PIB.

La Administración Central ha registrado un déficit del 0,6% del PIB excluida la ayuda financiera, cifrada en 174 millones en el primer trimestre (0,01% del PIB). El déficit del Estado en marzo equivale al 0,56% del PIB, 7.036 millones, frente al déficit del 0,35% del PIB registrado en marzo de 2018. Los Organismos de la Administración Central registran un déficit de 543 millones, excluida la ayuda financiera, un 43,3% inferior al registrado el año anterior.

En lo que respecta las comunidades autónomas, la administración regional disminuye su déficit un 3,4%, hasta los 1.234 millones, un 0,10% del PIB. Esta evolución se explica por un incremento de los recursos del 5,1%, superior al aumento de los empleos del 4,9%. Los ingresos se han elevado un 5,1%. En este sentido cabe destacar el incremento de los ingresos impositivos en un 8,3%, sobre todo los corrientes sobre la renta y el patrimonio que crecen un 8,8%, y el incremento registrado en las transferencias recibidas de otras Administraciones Públicas en un 3,9%, que incluyen 763 millones de anticipos en 2019, frente 927 millones de 2018.

Dentro del gasto no financiero, que aumenta 4,9%, los consumos intermedios crecen un 3,3%, la remuneración de asalariados se incrementa un 5,6%, las transferencias sociales en especie crecen un 1,8%, y las transferencias entre Administraciones Públicas aumentan un 14%.

SEGURIDAD SOCIAL

Los Fondos de la Seguridad Social han obtenido un superávit del 0,38% del PIB, un 147,1% superior al registrado en marzo de 2018. En este sentido, los recursos se incrementaron un 14,2%, destacando el fuerte incremento de las cotizaciones del 10,9%., mientras que los gastos no financieros aumentaron un 7,2%.

El Sistema de Seguridad Social registró un superávit de 3.717 millones, el 0,3% del PIB, lo que supone un aumento de 0,19 puntos porcentuales. Los ingresos por cotizaciones sociales se incrementaron un 11,1%, mientras que las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie aumentaron un 7,6%, sobre todo por el aumento de las pensiones contributivas en un 7,1%