El equilibrio es la clave del bienestar, según KōAN Club

Así como la acupuntura, también existen otras medicinas y sabidurías ancestrales. Por ejemplo, el Ayurveda y la fitoterapia o medicina de las plantas, de donde nacen las medicinas modernas, además de distintas técnicas de masaje que los antecesores, desde la civilización griega, romana y hasta los mayas usaban. Se trata de riquezas que la madre tierra brinda para usar en rituales de belleza y bienestar. Un estudio realizado por la Escuela de Enfermería y Estudios de Salud de la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos, evaluó el funcionamiento de la acupuntura y sus efectos. Entre otros resultados, descubrieron que esta podía bloquear el estrés crónico.

Así pues, equilibrar el organismo y mantenerse en estado de bienestar; el culto al cuerpo y a la belleza, pero no la belleza que se entiende ahora, sino la belleza como acto de amor hacia uno mismo han formado parte de la vida cotidiana y los quehaceres del día a día de las civilizaciones que aún respetaban y amaban la tierra y a ellos mismos. Y bajo esta filosofía, el centro bio-médico KōAN Club permite conseguir estos tratamientos y comenzar un camino de belleza desde el interior.

La importancia de mantener el equilibrio entre las emociones y el organismo

El funcionamiento del cuerpo depende tanto de los factores físicos, como los emocionales. En el sistema tradicional médico chino, cada órgano principal está asociado con ciertas emociones. Por ejemplo, una situación de estrés, ira y frustración frecuente puede provocar problemas en el hígado. Por su lado, el miedo se relaciona con los riñones y es una emoción negativa cuando esta es producida por ataques de ansiedad. La alegría se relaciona con el corazón y también puede ser peligrosa cuando llega a estados de euforia.

Cuando se logra mantener una mente equilibrada y control de las emociones, cada uno de los órganos del cuerpo comienza a sentirse mejor. Lo mejor de todo es que mantenerse en estado de bienestar es más sencillo de lo que las personas imaginan.

Cada sabor está relacionado con un órgano, por lo que si se es capaz de escuchar al cuerpo, se podrá saber qué alimentos necesita este y desde la Emo-Nutrición se podrán equilibrar y mejorar las funciones de los órganos.

Distintas formas de lograr el equilibrio interior

Para mantener el equilibrio entre el cuerpo y la mente es necesario tener una gestión emocional basada en el autoconocimiento, aceptación y respeto.

Combinando terapias para el sistema nervioso, alimentación consciente y coaching o sesiones de self kōan love (quererse y respetarse) se puede lograr mejorar la calidad de bienestar en 5 semanas.

El insomnio disminuye, la digestión es normal, la piel y el cabello se vuelven más sanos y brillantes. 

Combinando sabidurías como la medicina china, el Ayurveda y los rituales KōAN, masajes con fitoterapia, pueden ayudar a desbloquear y equilibrar el organismo.

Lo más bonito de todo es que cuando se empieza a cuidar la belleza interior, todo se refleja en el exterior y la imagen personal empieza a verse enriquecida no solo porque uno mismo se quiere y eso hace brillar las células sino porque se cuida más y se empieza a mimar la piel y el cabello con productos naturales, nutrientes biodisponibles que la misma naturaleza ofrece.

Estos métodos se pueden conseguir en KōAN Club, centro bio-médico de belleza inside-out que ofrece un método especial.

Con tecnología avanzada, el equipo médico-terapeútico evalúa el nivel de toxicidad en la sangre del paciente, su microbiota, el nivel de estrés, inflamación, entre otros factores. De esta manera, se pueden aplicar tratamientos como la acupuntura, el drenaje linfático, tratamientos de naturopatía holística y masajes especiales. Para las emociones, ofrecen sesiones de autoconocimiento grupales e individuales, Gestalt, sesiones de emo-nutrición, entre otros servicios.

Lograr un equilibrio entre el cuerpo y la mente es un proceso muy bonito, si es verdad que requiere de tiempo y dedicación, ya que es un cambio de mentalidad hacia una actitud de amor y respeto hacia uno mismo por lo que el proceso es más efectivo y llega para quedarse como forma de vida.