El Euríbor subirá hasta el -0,478% en enero

El Euríbor, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, cerrará previsiblemente enero en torno al -0,478%, lo que supone una subida respecto al -0,502 registrado en diciembre.

A falta de conocer el dato de este lunes, último día del mes, la previsión es que el índice vuelva a subir por encima de los -0,500%, después de que en diciembre terminase cerca del mínimo histórico, marcado en enero de 2021, de -0,505%.

De cerrar finalmente en el -0,478%, el Euríbor a un año se anotaría su valor mensual más alto desde octubre del año pasado, cuando marcó el valor máximo de 2021, de -0,477%.

Esto supone que las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de Euríbor +1% a las que les toque revisión experimentarán un abaratamiento de 16,4 euros en su cuota anual respecto al mismo mes del año pasado o, lo que es lo mismo, de 1,4 euros al mes.

Para los analistas de iahorro, esta subida de enero puede suponer «un cambio, aunque de momento muy leve, de tendencia» en la evolución del Euríbor.

Sin embargo, el director de hipotecas de la plataforma de asesoría hipotecaria, Simone Colombelli, descarta que el Euríbor vuelva a terreno positivo «pronto», de forma que será «imposible» que se produzcan cambios significativos en las hipotecas este año.

«Sí es cierto que la tendencia antes o después cambiará, pero que aún queda mucho para que este cambio sea realmente sustancial, a no ser que la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, anuncie lo contrario», señala Colombelli.

Además, iahorro señala que Lagarde ha recordado en varias ocasiones que, en caso de aumentar los tipos de interés, las consecuencias llegarían en un plazo de seis a nueve meses, lo que podría suponer un freno a la actividad económica de la eurozona. Además, el BCE estaría confiando en que el alza de la inflación se modere sin necesidad de subir tipos de interés.

Por ello, Colombelli afirma que el entorno «sigue siendo muy positivo» para la compra de una vivienda.

EVOLUCIÓN DE LA MOROSIDAD

No obstante, la subida de la inflación, originada por el alza de los precios de las materias primas, los combustibles y la electricidad, entre otros, «ha hecho que muchas familias que llegan justas a fin de mes tengan todavía más complicaciones para hacer frente a sus gastos, entre ellos el pago de la hipoteca».

Este alza de los precios, ligado al posible aumento del Euríbor en los próximos meses o años, puede llevar a los bancos a «ser más estrictos» con el perfil de usuario al que concede una hipoteca. «Pero no está previsto que empeoren las condiciones de sus productos», añade la plataforma.

El «temor» de los bancos es hacia un aumento de la morosidad. Sin embargo, Colombelli explica que «es difícil» hacer una previsión sobre la evolución de la tasa de mora. «Depende de si el Gobierno amplía los préstamos ICO en junio y de las condiciones que esto conlleve», agrega.

«Además, la morosidad no es una métrica estática, es dinámica: si la firma de nuevas hipotecas baja, el impacto de la morosidad será aún más grande», sostiene el director de hipotecas de iahorro.

Por su parte, los analistas de HelpMyCash también sostienen que la subida del euríbor en enero «no será anecdótica» y este índice «seguirá cotizando al alza a lo largo de 2022».

Sin embargo, dado que el BCE no tiene previsto subor los tipos de interés a corto plazo, aquellos con hipotecas a tipo variable «seguirán pagando unas cuotas muy bajas, aunque algo más caras, que las que abonaron en 2021».