El FMI considera que la reforma laboral planteada en España identifica bien las prioridades

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Los planes para acometer una reforma del mercado laboral de España «tienen bien identificadas las prioridades», que incluyen la dualidad del mercado de trabajo, mejorar la flexibilidad y la movilidad
laboral, y aumentar la eficacia de las políticas activas de empleo, según las conclusiones preliminares de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que visitó el país en el contexto de la elaboración del ‘Artículo IV’ sobre la economía española.

En este sentido, los técnicos de la institución internacional consideran que «los planes de reforma del mercado laboral de España tienen bien identificadas las prioridades» a falta de que Gobierno y los agentes sociales culminen las negociaciones sobre políticas específicas.

Los funcionarios del Fondo recuerdan que la tasa de paro de España ha sido históricamente una de las más altas de la UE, siendo particularmente elevados el desempleo juvenil y el desempleo de largo plazo, mientras que el país también registra una de las mayores proporciones de empleo temporal y de empleo a tiempo parcial involuntario de Europa, lo cual reduce los incentivos para la formación y la acumulación de capital humano.

De este modo, para el FMI las principales prioridades en materia de políticas laborales en España consisten en abordar la dualidad del mercado laboral, mejorar la flexibilidad y la movilidad laboral, y mejorar la eficacia de las políticas activas de empleo.

Asimismo, para la institución las reformas también deberían favorecer la necesaria reasignación de trabajadores relacionada con los cambios inducidos por la pandemia en las preferencias de los consumidores y el comportamiento de las empresas, así como con los cambios estructurales a largo plazo, como el aumento de la automatización y la adopción de nuevas tecnologías para hacer frente y adaptarse al cambio climático.

De este modo, los técnicos del FMI consideran positivas las reformas recientes para fomentar la inclusión en el mercado laboral, que pretenden reducir las brechas salariales de género e incentivar a las grandes empresas a elaborar planes de igualdad de género.

Por otra parte, destacan que las nuevas leyes que regulan el trabajo basado en plataformas digitales y el teletrabajo ayudarán a que el mercado laboral español se adapte a las nuevas prácticas generadas por la pandemia.

Asimismo, consideran que las medidas propuestas en la nueva Ley de Empleo buscan modernizar las políticas activas de empleo, destacando el desarrollo de una plataforma digital de empleo nacional que facilite la intermediación laboral y la prestación de servicios individualizados a los desempleados.

«Clave para el éxito de estas reformas será, no solo ejecutarlas de forma eficaz y evaluarlas ex post con frecuencia, sino también una colaboración estrecha con el sector privado», advierten.

En cuanto a la dualidad del mercado laboral español, la misión del FMI apuesta por desincentivar el uso de contratos temporales para
trabajos permanentes, mientras que considera importante al mismo tiempo hacer los contratos indefinidos más atractivos para las empresas, reduciendo, por ejemplo, el coste generado por la incertidumbre jurídica relacionada con el despido de trabajadores indefinidos.

CONVENIOS DE EMPRESA CON PARÁMETROS FIJADOS POR LOS SECTORIALES

A su vez, defienden que las reformas del sistema de negociación colectiva deben apuntar a preservar la flexibilidad, por ejemplo, permitiendo acuerdos a nivel de empresas con parámetros amplios fijados a nivel sectorial.

De su lado, afirman que los ‘Regímenes de reducción del tiempo de trabajo’, bien diseñados, darían a las empresas la capacidad de amortiguar ‘shocks’ temporales, aunque subrayan la necesidad de asegurarse de que dichos mecanismos no suponen una carga para las finanzas públicas.

Rebaja significativamente sus previsiones de crecimiento para España en 2021 y 2022

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado sustancialmente sus expectativas de crecimiento para la economía española en 2021 y 2022, reduciendo la expansión esperada del PIB este año al 4,6% desde el 5,7% anticipado el pasado mes de octubre, mientras que para el próximo ejercicio prevé que el rebote de la actividad se limite al 5,8%, seis décimas por debajo de lo esperado anteriormente.

Según las conclusiones preliminares del personal técnico del FMI tras su visita a España para la elaboración del ‘Artículo IV’, la economía española sigue recuperándose de la profunda recesión causada por la pandemia, con una contracción del PIB del 10,8% en 2020, si bien la producción permanece aún por debajo del nivel anterior la pandemia, en parte debido al impacto persistente de la pandemia en los sectores de
contacto personal intensivo y a los cuellos de botella en las cadenas de suministro global.

Las previsiones de la misión del FMI a España se aproximan así a las recientemente publicadas por el Banco de España, que augura un crecimiento del 4,5% este año y del 5,4% el siguiente, alejándose del cuadro macro del Gobierno, que mantiene la previsión de un crecimiento del 6,5% en 2021 y del 7% en 2022.

En su análisis, los técnicos del FMI consideran que el consumo privado continuará siendo el principal motor del crecimiento a corto plazo de España, apuntalado por una sólida recuperación del mercado laboral y la normalización del ahorro de los hogares.

De este modo, prevén que la inversión se afiance en 2022, gracias a la solidez de la demanda, la continuidad de las condiciones favorables de financiación, una desaparición gradual de los cuellos de botella en las cadenas de suministro global, y un despliegue más rápido de los fondos del Next Generation EU (NGEU).

A este respecto, la misión del FMI calcula que el impacto acumulado de los fondos NGEU en el PIB español podría ser de entre el 1,5% y 2% a finales de 2022.

Asimismo, en sus conclusiones también anticipan que la demanda externa, en particular el turismo internacional, continúe recuperándose el próximo año conforme aumenten las tasas de vacunación en el mundo.

En cuanto a la evolución de los precios, la misión del FMI considera probable que el nivel general de inflación siga siendo elevado a principios de 2022 debido a los altos precios de la energía y las alteraciones en las cadenas de suministro, pero confía en que se modere en el segundo semestre del año a medida que se disipen estos factores.

En este sentido, advierte de la importancia de que las negociaciones salariales continúen internalizando la naturaleza transitoria de los
motores actuales de la inflación y eviten un círculo vicioso de mayores salarios que conduzcan a una inflación mayor.

En cualquier caso, los técnicos del Fondo subrayan que la incertidumbre en torno a las perspectivas es alta, y la evolución de la pandemia sigue siendo uno de los principales riesgos, sobre todo si las
vacunas resultan ser menos eficaces ante las nuevas variantes, mientras que el ritmo de la recuperación también dependerá de la duración y la magnitud de los trastornos en las cadenas de suministro.

Por el lado de los riesgos al alza, una liberación más rápida del ahorro acumulado de los hogares facilitaría una recuperación más vigorosa de la demanda interna, añadiendo que el ritmo de absorción de los fondos de la UE y la eficacia con que se utilicen «determinarán la trayectoria del crecimiento en los próximos años».

De esta manera, para los técnicos del FMI los fondos NGEU brindan «una oportunidad excepcional» para elevar el crecimiento potencial de España y hacerlo más inclusivo y sostenible, mediante el apoyo a inversiones estratégicas y la agilización de las necesarias reformas estructurales.

Para garantizar el uso eficaz de los fondos de inversión, el FMI considera esencial seleccionar proyectos con alto rendimiento social, una coordinación eficiente y poner el foco en la transparencia y la rendición de cuentas, mientras que las reformas estructurales contempladas -si están bien diseñadas y se ejecutan adecuadamente- amplificarán el efecto positivo de las inversiones previstas.

«Será importante establecer un marco para la evaluación de la eficacia de estas reformas, de manera periódica y basada en datos», apunta la misión del FMI, señalando que el éxito de los planes de recuperación en los distintos países europeos podría ayudar a generar respaldo político para una futura colaboración fiscal a escala de la UE.