El Gobierno firma un acuerdo con sindicatos para subir el SMI a 1.000 euros desde el 1 de enero

El Gobierno ha llegado a un acuerdo con CCOO y UGT para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) a 1.000 euros mensuales con efectos desde el 1 de enero de este año, lo que supone 35 euros más que el SMI vigente actualmente (965 euros al mes por catorce pagas).

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha rubricado el acuerdo en nombre del Gobierno, mientras que los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, han firmado por la parte sindical.

Las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme no se han sumado a este acuerdo, tal y como se esperaba tras rechazar ayer sus órganos de gobierno, por unanimidad, la propuesta del Gobierno, coincidente con la de los sindicatos, de elevar el SMI a 1.000 euros al mes para 2022.

En una comparecencia de prensa tras la firma del acuerdo, la vicepresidenta ha agradecido a todos los agentes sociales el trabajo realizado en esta mesa y ha señalado que, aunque el acuerdo sólo se ha suscrito con los sindicatos, lo importante es que ha habido diálogo social. Además, ha afirmado que, pese a la negativa de los empresarios a respaldar el acuerdo, el diálogo social goza de una «magnífica salud».

«El Gobierno y los agentes sociales que hoy firman este acuerdo cumplen con su país. Subir el SMI ha sido muy positivo para nuestro país y muy positivo para nuestra economía», ha destacado la vicepresidenta, que ha añadido que la «mejor herramienta para combatir la pobreza laboral» es el SMI.

Díaz ha negado que el alza del salario mínimo interprofesional vaya a destruir empleo en sectores como la agricultura o entre los autónomos, consideración que han compartido también los líderes sindicales, que han calificado esta tesis como «teología».

«No hay ningún dato que permita corroborar lo que se está diciendo. Es ciencia-ficción. En el sector agrario tenemos un récord de afiliados, con más de 840.000 ocupados. Lejos de ese mantra que se repite de que se destruye empleo, tenemos récord de afiliaciones a la agricultura, a pesar de haber subido un 31% el SMI hasta el año actual. Lo mismo sucede con los autónomos», ha subrayado Díaz.

Asimismo, la vicepresidenta ha indicado que «la patronal española sabe» que los causantes de la inflación no son los salarios y «también sabe» que esta medida es «buena» para la economía española.

De cara a la subida del SMI para 2023, que deberá situarlo en el 60% del salario medio, Díaz ha subrayado que se convocará al Comité de Expertos lo antes posible para que empiecen a trabajar sobre el alza para el próximo año. En todo caso, la vicepresidenta ha garantizado que el Gobierno «cumplirá» con el compromiso de situarlo en el 60% del salario medio a final de la legislatura.

El acuerdo firmado este miércoles entre el Gobierno y los sindicatos fija el SMI en 1.000 euros brutos al mes en 14 pagas, lo que equivale a 33,33 euros brutos al día con carácter general.

La jornada legal queda fijada en 47,36 euros en el caso de los trabajadores eventuales y temporeros cuyos servicios a una misma empresa no excedan de los 120 días. Para los trabajadores de hogar, la hora trabajada se pagará a 7,82 euros brutos.

Estos nuevos montos representan un incremento del 3,63% con respecto a las cuantías previstas en 2021, según consta en el documento del acuerdo.

LOS SINDICATOS, SATISFECHOS

Por su parte, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha expresado su «satisfacción» por la firma de este acuerdo, que impactará directamente sobre 1,8 millones de trabajadores, y ha subrayado que aumentar el SMI hasta los 1.000 euros mensuales por catorce pagas es «coherente» con el objetivo de llevarlo hasta el 60% del salario medio a final de legislatura y con la política que han defendido los sindicatos respecto al conjunto de los salarios en España.

Así, ha recordado que los sindicatos suscribieron en 2018 un acuerdo con CEOE y Cepyme para situar el salario mínimo de convenio en 14.000 euros anuales en 2020, acuerdo ante el que los empresarios se han mostrado «insumisos», según ha denunciado. Por ello, ha considerado «incomprensible e incoherente» que las patronales no avalen una subida que ya tenía que cubrir a la inmensa mayoría de los trabajadores.

En esta línea, su homólogo de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que, como la CEOE no ha cumplido con lo que firmó en el pacto de negociación colectiva, muchos convenios verán incrementados los salarios debido al alza del SMI. «Si hubieran cumplido, la afectación sería pequeña», ha dicho.

«Me gustaría que la patronal fuera plenamente consciente de que el salario mínimo tiene que seguir creciendo en los próximos años. Este acuerdo va en dirección a los planteamientos que tiene la Unión Europea, que de manera permanente nos insta a que subamos los salarios en España», ha apuntado.

Tanto Álvarez como Sordo han destacado que la subida del SMI irá directamente al «corazón» de las mujeres y los jóvenes, que son los más afectados por la subida del SMI. De hecho, el perfil del trabajador que más se beneficiará con este repunte del salario mínimo se corresponde con el de una mujer, de 16 a 34 años, que trabaja fundamentalmente en el sector agrícola.

El acuerdo entre el Gobierno y los sindicatos se produce después de la reunión que celebraron a partir de las 11.30 horas los equipos negociadores del Ministerio de Trabajo y de los agentes sociales –incluyendo los de las patronales– para abordar la subida del SMI para este año.

APROBACIÓN «CON PRONTITUD»

Díaz ha señalado que la aprobación del SMI en el Consejo de Ministros se hará «con prontitud», aunque sin especificar la fecha concreta. Fuentes del Ministerio descartan que esté en el orden del día de la próxima semana, ya que el trámite exige que pase primero por la comisión delegada, y ven más probable que su aprobación en el Consejo de Ministros se produzca el 22 de febrero.

Con el SMI para 2022 fijado en 1.000 euros, la ministra ha vuelto a manifestar su compromiso con elevarlo al 60% del salario medio español en 2023. «El informe de expertos es claro en el sentido de que tenemos que actualizar en 2023 los cálculos del 60%», ha advertido la ministra.

Álvarez ha coincidido en la necesidad de revisar los cálculos, ya que el informe de expertos cuenta con unas proyecciones que pueden ser «válidas para el 2023 o no».

«Los datos de la Comisión de Expertos eran del 2019 y del 2019 a hoy ha llovido. Hacia abajo no va a ir, tendrá la tendencia de ir hacia arriba», ha advertido el secretario general de UGT.

UNA NEGOCIACIÓN DEL AENC COMPLICADO

Sindicatos y patronal también han tenido ya sus primeros contactos para la negociación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), como han avanzado los secretarios generales de CCOO y UGT en la rueda de prensa.

Sordo ha preferido abstenerse de «entrar en particulares debates» pero ha pronosticado que pueden ser «tan complicadas como las de la reforma laboral». Tanto él como Álvarez han coincidido en que se trata de un tema «capital» para consolidar un crecimiento de la economía que se base en mejores salarios.