El Ibex 35, al borde de los 7.900 puntos tras abrir con un retroceso del 0,5%

El Ibex 35 ha iniciado la sesión de este jueves con un retroceso del 0,5%, que le ha llevado al borde de los 7.900 puntos, en una jornada en la que los inversores estarán pendientes de las previsiones económicas de verano realizadas por Bruselas, la publicación de nuevos datos macro y de los resultados de Morgan Stanley y JP Morgan en Estados Unidos.

En concreto, el selectivo madrileño ha iniciado la sesión de hoy en 7.901 enteros, en un contexto que sigue protagonizado por la elevada inflación, las decisiones de los bancos centrales, el temor a una desaceleración económica por los cortes de gas en Europa por parte de Rusia y la debilidad del euro frente al dólar, que ayer llegó a situarse por debajo del ‘billete verde’ por primera vez en 20 años.

Al igual que Madrid, las principales plazas europeas también despertaban con caídas en la cuarta sesión de la semana, con retrocesos del 0,3% en Francfort, del 0,2% en París y del 0,1% en Londres.

Dentro del Ibex 35, casi todos los valores cotizaban en negativo en los primeros compases de la sesión. Merlin lideraba las pérdidas (-1,78%), seguida de Solaria (-1,3%), Cellnex (-1,24%) y Rovi (-1,17%).

En el otro extremo, con los mayores avances del selectivo, se situaban ArcelorMittal (+0,66%), Meliá (+0,44%), CaixaBank (+0,41%) e Indra (+0,38%).

Por otro lado, el precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, se situaba por debajo de los 100 dólares al cotizar a 99,02 dólares, con un descenso del 0,5%, mientras que el Texas se colocaba en los 95,69 dólares, con un retroceso del 0,6%.

En el mercado de divisas, el euro seguía debilitándose frente al dólar y se intercambiaba a 1,0016 ‘billetes verdes’, después de que ayer llegara a situarse por debajo del dólar por primera vez en 20 años.

En lo que va de año, el euro acumula una depreciación próxima al 12% respecto del dólar como consecuencia del mayor temor a que la eurozona acabe entrando en recesión por el impacto de la guerra de Ucrania en los precios y mercados, así como por el adelanto con el que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) comenzó a endurecer su política monetaria en comparación con el Banco Centra Europeo (BCE).

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española rondaba los 116 puntos básicos en la apertura del mercado bursátil, con el interés exigido al bono a diez años en el 2,284%.