El mediador, pieza clave en la comunicación entre dos partes, por la Asociación Madrileña de Mediación

Un proceso legal que consiste en poner en contacto las partes afectadas en un conflicto es la mediación.

Este proceso es ejecutado por un mediador o mediadora, cuyo desempeño profesional se enfoca en ser intermediario entre los involucrados para llegar a un acuerdo favorable para ambos y que ayude a evitar un juicio. 

Encontrar mediadores especializados puede resultar un proceso complejo, ya que esta profesión aún no es ampliamente reconocida. Afortunadamente, la Asociación Madrileña de Mediación (AMM) cuenta con un listado numeroso de mediadores certificados alrededor de España enfocados en asistir a las personas involucradas en un conflicto legal para llegar a un acuerdo satisfactorio. 

Cómo trabaja un mediador

Un mediador es un profesional como: abogado, psicólogo o trabajador social, entre otros, que realiza una formación específica regulada por el Ministerio de Justicia, para especializarse como tal.

Este especialista está formado para ser el intermediario en un conflicto entre particulares, cuyo principal objetivo es llegar a un consenso que resulte conveniente para ambas partes.

En el proceso, los mediadores se caracterizan por poseer herramientas y habilidades para asegurar que la comunicación sea productiva. Logrando así, cumplir el objetivo que las partes necesitan a través de un acuerdo, el cual pondrá punto final al conflicto. La mediación está especialmente recomendada en aquellos conflictos en los cuales las partes van a tener que seguir relacionándose a lo largo del tiempo: divorcios, separaciones, herencias, empresas familiares y conflictos en el ámbito mercantil en las organizaciones, entre otros muchos.

Bajo esta perspectiva, la presencia de un mediador supone una posición objetiva e imparcial, que acompañará a las partes a lo largo del conflicto para que puedan resolverlo de la mejor manera posible, sin tener que llegar a instancias mayores como, por ejemplo, un proceso judicial. 

Los acuerdos de mediación se pueden llevar ante un notario y ser homologados en un juzgado. Esto último lo convierte en un proceso de carácter y validez legal, más rápido y efectivo que otros trámites legales para la resolución de conflictos. 

¿En qué consiste la Asociación de Mediadores en Madrid?

Encontrar un mediador adecuado es necesario para poder llevar a cabo un correcto proceso de mediación. Por esta razón, la Asociación Madrileña de Mediadores ha destacado por contar con un grupo de profesionales afiliados que dispone de un extenso conocimiento y experiencia para el desempeño de sus funciones como intermediarios en un proceso de mediación. 

A través de su página web, esta organización ofrece un listado completo de los mediadores adscritos que se encuentran distribuidos en todo el territorio español. En la ficha de cada profesional, las personas interesadas en sus servicios podrán acceder a sus datos de contacto, estudios y características específicas de sus especializaciones y cursos.

En este grupo de mediadores, invitan activamente a las personas a asociarse a su institución para obtener beneficios en cuanto a sus servicios de mediación, cursos exclusivos y otros beneficios convenientes para todo el público.

En conclusión, contar con un mediador como herramienta legal para solventar un conflicto es una opción recomendable que generará comodidad, tranquilidad y confianza para que las partes puedan expresarse libremente de lo que desean y así terminar satisfactoriamente con la disyuntiva.