El nuevo Montesquius Naturelovers Rosé Reserva 2018, un cava de Monastrell, atractivo y personal

En esta primavera 2022, damos la bienvenida a Montesquius Naturelovers Rosé Reserva 2018 Brut Nature, un cava afrutado y fresco, elaborado 100% con uva Monastrell, y es ahí, donde radica su atractivo y personalidad, diferenciándole de otros cavas.  La variedad de uva Monastrell, es muy mediterránea, de cultivo minoritario para la elaboración de cavas rosados en la denominación de origen. Pero, este rosé reserva ha nacido para sorprender a todos.

Este cava procede de los viñedos de Valls D’Anoia Foix, dentro de la región de Comtats de Barcelona, englobado en la categoría de Cavas de Guarda Superior de la DO Cava, que incluye, con la nueva normativa, cavas con 18 meses mínimo sobre lías para los cavas Reserva. Sin embargo,  este cava tiene mucho más que decir, al más puro estilo Montesquius de añada 2018, y es ahora cuando sale al mercado, lo que supone más de 3 años en contacto con sus lías. Así, se le otorga una personalidad única y redondez dentro de esta variedad minoritaria.

Su color es un atractivo frambuesa intenso, y su aroma nos informa de que la fruta está muy presente. Fresco, con burbuja viva pero cremosa y sin dosaje, Brut Nature, es un cava que se presenta tal cual termina su crianza en rima, sólo extrayéndole las levaduras.

CATA: Montesquius Naturelovers Rosé Reserva 2018 Brut Nature

COLOR: Rojo frambuesa intenso. Limpio y brillante. Rosario persistente y buena corona

NARIZ: De intensidad media-alta. Destacan sus frutos rojos maduros: guindas maduras y frambuesas. Clavel, pimienta rosa, laurel, con un fondo delicado de café recién hecho y avellanas.

BOCA: Burbuja cremosa y acidez equilibrada e integrada. Carnoso, afrutado y fresco. Su final tiene un sutil persistente y persistente amargor que le confiere una gran largura.

Maridaje

Es ideal para acompañar paellas o arroces de marisco, mar y montaña. Hamburguesas, cerdo y carnes blancas. Pizzas o pastas, sobre todo las que llevan salsas de tomate o frutti di mare. También, es perfecto con cualquier plato mejicano, japonés, tailandés y, todo aquel que se sazone con especias, gracias al cuerpo de sus burbujas y esos toques de guindas.   Es un complemento ideal en los Bruch, los huevos Benedictine o los huevos fritos de corral,  y muy recomendable con pescados grasos como las sardinas, los salmonetes o el salmón ahumado con queso crema y eneldo. Si nos adentramos en el mundo de los postres,  tartas de queso con frutas del bosque, Pavlovas o unos delicados macarrons de frutos rojos.

Para su conservación y disfrute, sugerimos mantener la botella en posición vertical y servir a una temperatura de entre 7 y 9º, enfriándolo 20 minutos en una cubitera con agua y hielo, o en la puerta del frigorífico a 4º. Aconsejamos servir, utilizando una copa tipo chianti de cristal fino.