El precio de los billetes de avión desciende casi la mitad este verano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El precio medio de los vuelos este verano para los españoles se sitúa en 150 euros, un 47% más barato que antes de la pandemia, en el verano de 2019, según los datos de eDreams.

Así, el gasto medio por viajero ronda alrededor de los 150 euros por billete, mientras que en 2020 la cifra se acercaba a los 240 euros y en 2019 a los 280 euros. La tendencia a la baja se mantiene en los meses de septiembre y octubre, meses en los que el gasto por billete será de 155 euros, mientras que en 2020 y 2019 ascendía a 181 euros y 208 euros, respectivamente.

La agencia de viajes ha analizado los viajes más reservados por parte de los españoles para el verano. Al igual que años anteriores, las Islas Baleares se posicionan como el destino favorito de los turistas nacionales.

Así, Menorca, Ibiza y Palma de Mallorca ocupan los tres primeros puestos del ranking de lugares más demandados, seguidas de Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Málaga, Sevilla, Fuerteventura y Santiago de Compostela.

A diferencia de otros años, los destinos internacionales están fuera de los favoritos para el verano, ya que el ranking está formado solo por ciudades nacionales. Por el contrario, en los meses de verano tardío, es decir, septiembre y octubre, hay algunos destinos europeos entre los más deseados, como Roma y París, aunque las ciudades españolas siguen ocupando los principales puestos del listado.

Por tanto, este verano los viajeros nacionales se quedarán mayoritariamente en España. Según los datos de eDreams, los viajeros priorizarán la escapada cercana frente a los viajes de largo recorrido, tanto en los meses de julio y agosto (93%) como de septiembre y octubre (87%).

En cuanto al número de viajeros por reserva, la cifra se mantiene prácticamente igual que en los últimos dos años, tanto en los meses de julio y agosto como en el verano tardío, con dos personas por viaje. La única excepción se dio el pasado año en julio y agosto, en los que la cifra ascendía a tres personas por reserva.