El sector de la gestión de activos aumentó su volumen un 12% en 2021

El sector de la gestión de activos consiguió aumentar su volumen bajo gestión un 12% el año pasado, al alcanzar los 112.000 millones de dólares (104.200 millones de euros), lo que se sitúa por encima de la media de crecimiento de los últimos años de en torno el 7%, según un informe publicado este viernes por Boston Consulting Group (BCG).

La firma de servicios profesionales ha explicado en dicho estudio que el elevado rendimiento de los mercados de renta variable ha sido el principal motor de este sector, al representar el 90% del crecimiento de los ingresos entre 2005 y 2021.

Los ingresos procedentes de los flujos netos durante el mismo periodo se han visto compensados en gran medida por el cambio de la combinación de clases de activos por parte de los inversores hacia productos de menor precio y por la continua presión de las comisiones.

Sin embargo, a pesar del aumento de los costes, el margen de beneficio operativo aumentó hasta el 38% en 2021 frente al 36% del año anterior, ya que el crecimiento medio de los activos superó el aumento de los costes, ha indicado BCG.

El mercado pasivo, por su parte, ha seguido despertando el interés de los inversores: el año pasado el total de activos bajo gestión en productos de gestión pasiva había crecido a un ritmo más de cuatro veces superior al de sus homólogos de gestión activa desde 2003.

La firma ha señalado además que este espacio se ha ido concentrando, ya que casi el 75% de todo el nuevo capital de los últimos cinco a diez años ha ido a parar a los diez principales actores mundiales.

«La increíble carrera de los mercados que ha impulsado el rendimiento del sector de la gestión de activos en los últimos 15 años ha sido un arma de doble filo», ha señalado el director operativo y socio de BCG, Chris McIntyre.

En concreto, McIntyre ha añadido que ha proporcionado fuertes vientos de cola al sector, pero también ha supuesto un reto para la innovación.

Respecto a nuevas tendencias, ha destacado el creciente desplazamiento de las carteras hacia activos alternativos en busca de una mayor rentabilidad en comparación con los mercados cotizados.

El año pasado estos productos alternativos representaban menos del 20% del volumen de activos bajo gestión mundial en 2021, pero constituían más del 40% de los ingresos totales de la gestión de activos.

Se espera que esta tendencia continúe en los próximos cinco años, con la previsión de que los ingresos procedentes de los productos alternativos aumenten hasta representar más de la mitad de todos los ingresos mundiales del sector en 2026, según prevé la firma.

El estudio añade que la demanda de inversiones sostenibles «representa una oportunidad que dominará el sector tanto a corto como a largo plazo», al mismo tiempo que nuevas tecnologías están poniendo en riesgo de desintermediación la principal propuesta de valor de los gestores de activos, lo que «permite a nuevos participantes entrar en el mercado y crear productos personalizados que pueden llevar directamente a sus clientes».