El sector de la papelería y su fortaleza, por Alfil.be

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La orientación y el seguimiento son indispensables para emprender. En este sentido, en la implantación de un negocio el aprendizaje es fundamental, ya que las decisiones que dirijan el camino al éxito dependerán de la formación previa.

La franquicia de papelería y hobbie Alfil.Be facilita un negocio 100% llaves en mano para todos aquellos emprendedores que desean iniciarse en el sector de la papelería. La empresa cuenta con una posición importante dentro del sector de la papelería doméstica, papelería profesional, material de oficina, material escolar, hobbies, manualidades, higiene industrial, alimentación industrial, ofimática, informática, etc.

Esta situación privilegiada, consolidada y respaldada por más de 11 años de experiencia franquiciando, permite ofrecer un servicio integral de acompañamiento, para que toda aquella persona que desee poseer su propio negocio de papelería, no deba preocuparse por nada: local, financiación, formación corre a cargo de los profesionales de la central franquiciadora.

Una apuesta segura de negocio

Alfil.Be con mas de 100 tiendas operativas en el país y más de 11 años franquiciando cuenta con uno de los conceptos más disruptores del mercado y a su vez con mas trayectoria consolidada, convirtiéndose en una excelente opción para toda aquel emprendedor que desea iniciarse en un negocio de alta rentabilidad y éxito. La simplicidad del sector, su carácter de necesidad y el apoyo continuo de la central franquiciadora son activos que permiten confirmar que se trata de una apuesta segura de negocio.

Pero quizás lo mas relevante es la filosofía “just in time” de la marca, donde por primera vez en el sector se trabaja sin stock, sin compras mínimas, con la capacidad de intercambiar lo que no se vende con lo que se vende y con la dotación al franquiciado de tienda física y tienda online para que su negocio trabaje sin descanso 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año

En un entorno tan competitivo como el actual, el valor añadido constituye una baza fundamental y este activo no debe estar en manos solo de los clientes, sino también en manos de los franquiciados que forman parte de la red. Es por este motivo que el acompañamiento desde central Alfil.Be no solo se produce durante la puesta en marcha de la franquicia, sino durante toda la vida del punto de venta, ya que el negocio no se encuentra en un única venta sino en las múltiples ventas recurrentes que cada uno de los puntos de venta haga a lo largo de su vida empresarial. Por ese motivo, la formación continua se convierte en el elemento fundamental del éxito.