El Sevilla reina en la lluvia de goles del Pizjuán

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Sevilla se ha aupado a la cabeza de LaLiga Santander después de imponerse este domingo en la goleada del Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Levante (5-3), un duelo trepidante en el que los de Julen Lopetegui llevaron la iniciativa ante un rival que nunca se dio por vencido, mientras que el Real Betis anuló al Rayo Vallecano (3-2) para adelantar a los madrileños en la tabla y dormir en Europa.

En un choque vertiginoso en la capital andaluza, Óliver Torres abrió la cuenta con un tanto que aspira a convertirse en uno de los mejores de la temporada; a los siete minutos, Augustinsson la puso para que el extremeño enganchase, desde el vértice del área, una volea que quitó las telarañas de la portería de Aitor Fernández.

En asedio nervionense era patente, y Rafa Mir, que ya había avisado superado el cuarto de hora, se encargó de materializarlo con un nuevo tanto en el minuto 23 tras aprovechar un pase entre líneas. Sin tiempo para respirar, Suso estrelló un balón en el palo y Melero evitó que otra volea de Munir acabase en el fondo de las mallas.

Tuvo que aparecer Morales, con un gol directo a la escuadra, para que los granotas reviviesen (min.33), aunque Diego Carlos, en el 37, se encargó de volver a enterrar las esperanzas del cuadro visitante con un cabezazo que llevaba el 3-1 al descanso, antes del cual Munir obligó al portero levantinista a sacar una mano prodigiosa.

El delantero hispano-marroquí pudo resarcirse nada más volver de vestuarios con un zurdazo al segundo palo que incrementó la renta de los de Julen Lopetegui (min.50), pero solo cuatro minutos después Dmitrovic metió de nuevo al Levante en la pelea en una acción en la que abandonó la portería para controlar un balón y propició el robo y otro gol del ‘Comandante’.

Otro error de Diego Carlos permitió que Melero hiciese el 4-3 y despertase las dudas en el coliseo nervionense en el minuto 61, y la réplica de Fernando, dos minutos más tarde, puso el definitivo 5-3. Todavía hubo tiempo para que Bardhi estrellase el esférico en el palo y para que el colegiado rectificase un penalti pitado por posible falta de Ocampos sobre De Frutos.

Cuatro horas y media después, en la misma ciudad hispalense, el Real Betis recibía al Rayo Vallecano en el Benito Villamarín y, en un duelo reñido, muy disputado y vistoso, apagaron los locales la potencia del Rayo para sumar tres puntos que les situaban en el momento en cuarta posición.

Llegaba el Rayo por encima del Betis en la tabla y, pese a sumar dos goles en feudo rival, y remontar momentáneamente el 2-0 inicial, se quedaron sin puntuar. El Rayo lo intentó, pero un penalti transformado por Willian José acabó por sentenciar el partido, que se abrió con clara superioridad bética hasta la igualada vallecana.

En una primera parte de infarto, el ahora bético Álex Moreno, que llegó a Sevilla procedente del Rayo Vallecano en verano de 2019, fue el protagonista. Primero, por abrir el marcador y adelantar al Betis con un auténtico golazo. Después, ya con 2-0, por ceder el balón atrás al rival Trejo, que asistió a placer a Nteka para que marcara, con el portero bético Bravo totalmente vendido.

Ese gol dio esperanzas al Rayo, que luchó hasta lograr la igualada en el 64′ por vía de Álvaro García, el máximo artillero de los vallecanos. Un gol de bella factura, también, que remontaba ese 2-0 inicial y dejaba inquieta a la grada bética, que no respiró hasta que, de penalti cometido sobre el omnipresente Álex Moreno, marcó Willian José para cerrar el partido.