Emiratos Árabes probará un método con drones para provocar lluvia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En el desértico Emiratos Árabes Unidos se probará un nuevo método para provocar la lluvia en lugares donde el agua escasea, utilizando drones diseñados y fabricados en la húmeda Inglaterra.

Los drones llevan una carga eléctrica que se libera en una nube, dando a las gotas de nubes la sacudida que necesitan para agruparse y caer como lluvia.

Esta es una de las primeras veces que los científicos han utilizado drones en un intento de estimular la lluvia de las nubes. Las técnicas establecidas para estimular las lluvias en los países secos implican que aviones o cohetes que vuelan a baja altura arrojen o disparen partículas sólidas (como sal o yoduro de plata) a las nubes. Esto se conoce como siembra de nubes.

Los drones, que se están probando como parte del programa de investigación científica de mejora de la lluvia de Emiratos, están equipados con una carga útil de instrumentos y sensores de emisión de carga eléctrica. Los operadores humanos en tierra los dirigirán hacia las nubes bajas, donde liberarán su carga. Las nubes portan naturalmente cargas positivas y negativas. Al alterar el equilibrio de estas cargas, se espera que se pueda persuadir a las gotas de nubes para que crezcan y se fusionen, produciendo eventualmente lluvia.

La investigación, que se publica en el Journal of Atmospheric and Oceanic Technology, está siendo dirigida por la Universidad de Reading, sin embargo, tanto los drones como algunos de los equipos que llevan fueron desarrollados por investigadores del Departamento de Ingeniería Electrónica y Eléctrica de Bath. Se espera que los primeros vuelos de drones en los Emiratos tengan lugar en los próximos meses.

La doctora Keri Nicoll, quien coordinó la investigación en la Universidad de Bath y ahora es científica visitante en Bath, con sede en la Universidad de Reading, dijo en un comunicado: “Hemos realizado pruebas en el Reino Unido y hemos demostrado que podemos liberar carga desde los drones y detectarlo en tierra. El siguiente paso es repetir estas pruebas en los Emiratos Árabes Unidos, donde el entorno eléctrico ambiental es muy diferente al del Reino Unido, debido a los altos niveles de polvo y partículas de aerosol “.

El estrés hídrico es un problema importante en gran parte del mundo árabe, incluidos Emiratos. La precipitación promedio en los Emiratos es de 100 mm por año (en comparación con 885 mm en el Reino Unido) y se espera que el país se vuelva más seco y árido a medida que las temperaturas aumenten debido al calentamiento global.

“La escasez de agua es uno de los mayores problemas que enfrenta la humanidad, y el cambio climático está generando más incertidumbre en torno a las lluvias”, dijo Nicoll, y agregó: “En aquellas partes del mundo que realmente luchan por el agua, los proyectos para mejorar las lluvias son realmente importante, y hay 50 países que han establecido programas de mejora de las precipitaciones. Ya realizan la siembra de nubes en los Emiratos Árabes Unidos (utilizando partículas de sal, liberadas por aviones tripulados), pero están ansiosos por encontrar otras formas de llevar agua a los población.”

Nicoll tiene la esperanza de que la tecnología producida para el proyecto pueda usarse para estimular las nubes para que produzcan lluvia en los próximos años. “Es probable que la carga de gotas de nubes por sí sola no reemplace las técnicas de siembra de nubes establecidas, pero podría funcionar junto con las técnicas existentes para maximizar la eficiencia de la siembra de nubes”, dijo.