Entrevista a Victor Aroca, ‘El velo está cayendo y la humanidad despertando’

Victor Aroca ha sido entrevistado para conocer más sobre su macroproyecto de consciencia, donde la fase de casting ha finalizado y la convocatoria oficial para los preseleccionados ya culmina en julio.

Víctor, ¿cómo se persevera durante más de quince años en un proyecto como el que estáis a punto de lanzar al mundo?

Lo primero es creer mucho en ti, tener una idea global de todo lo que deseas hacer, no importa si otros creen o no, porque si alguien te dice que no puedes solo está hablando desde sus creencias limitantes, que no han de ser las tuyas. De hecho, los «no» solo fortalecieron un «sí» en mayúsculas sobre mi propósito y a este mismo se han ido uniendo personas maravillosas con un mismo resonar.

Para avanzar, día a día, semana a semana, mes a mes, año tras año, lo importante es establecer metas a corto plazo, sin perder la perspectiva del objetivo final.

Cuando vas solidificando cada fase y objetivo, para la mente es más importante la sensación de ir materializando los patrones de éxito que el resultado final, de este modo disfrutamos todo el proceso y la experiencia la hacemos divertida.

Tu proyecto es de consciencia y de poder mejorar la vida de cada ser humano. ¿Se habla de alguna doctrina religiosa en los contenidos que estáis produciendo?

No, absolutamente no, no hablo ni de religión ni de política en ningún contenido, literario, fílmico o de cualquier índole que nosotros transmitamos al resto.

Yo respeto toda creencia o dogma, pero no por ello he de compartirla. Mi vida y resultados se basan en experiencias vividas personalmente así como en la aplicación, entendimiento y puesta en práctica de las leyes universales y herméticas.

¿Cuál es para ti la diferencia entre dogma y leyes universales?

Un dogma es una creencia que se da por verdadera porque sí, mientras que una ley es certera, no puedes ponerla en duda, es una afirmación empíricamente comprobada siguiendo el método científico.

Si coges un objeto y lo dejas caer, la ley de gravedad actúa por inercia, de tal modo que no puedes cuestionarlo.

Cuando conoces las leyes del universo y como es su diseño, tienes la oportunidad de ponerlas a favor tuyo y del bien común. Quisiera resaltar lo del bien común, dado que, cuando se pide un deseo, si se hace pensando en que beneficie a todas las partes, se puede comprobar la perfección del universo en nuestras vidas.

El conocimiento aplicado, el cual llamo sabiduría, te hará sentir dicha y felicidad, que al fin y al cabo no deja de ser el objetivo de vivir.

Si desconoces las leyes, no importa que seas buena o mala persona, la vida no irá como deseas, como causa y efecto, crearás situaciones discordantes por desconocimiento de las leyes universales y como aplicarlas.

¿Crees en dios o como desees llamarle?

Creo en una mente universal creadora de todo lo que vemos y todo lo que no podemos ver. Puedes llamarlo fuente, creador, padre, madre naturaleza, dios o cosmos, pero en ninguno de los casos tiene una connotación religiosa para mí, sino más bien espiritual.

Un ser espiritual es plenamente libre, porque no vive condicionado por una creencia que le limita. La clave es liberar el juicio para fluir en la divinidad que somos, ocuparnos de nuestro propio camino sin comparaciones con otros. La única persona a superar y mejorar, eres tú.

¿Crees en la reencarnación?

Sí, pero por mero sentido común. Si un niño muere en África a los dos años de vida, ¿qué juicio tendrá en el más allá? Si no tuvo experiencia, ni años donde poder errar para ser juzgado.

Una sola vida humana es insuficiente para llegar a evolucionar. Somos cuerpo mente y espíritu, lo único que tiene fin es el cuerpo humano, el alma además de ser inmortal, precisa el cuerpo como vehículo para la experiencia más dual y enriquecedora que es la dimensión 3D.

Además, no podemos pasar de la guardería a la universidad o del cinturón blanco al negro, que para mí es la maestría en dos años, ni en una sola vida. Que uno crea en la reencarnación o no, no creo que sea lo importante, porque, más allá de ello, lo importante es quién eres y quién eliges ser en esta vida presente y actual.

Como causa y efecto, existe el llamado efecto boomerang: aquello que deseas y haces con respecto a otros te vendrá por multiplicado; si no en esta vida, en la siguiente. Si haces mal, no creas que no lo pagarás; así como al contrario, si haces bien, recibirás bien.

Cada uno ha de ser feliz con su filosofía de vida y hacer su máximo esfuerzo por contribuir al mayor y más alto bien para los demás.

¿Cuál es el propósito del proyecto? ¿Qué opinas de la era en la que estamos ahora respecto a la consciencia?

Reunir al Dream Team tras una larga travesía ha sido clave y vital para mí para llegar al hoy y poder generar algo que aún no se ha visto del modo que nosotros vamos a proyectar a nivel internacional y sabemos que marcará un antes y un después. Lleva un tiempo considerable crear algo que impacte, por la minuciosidad e ideal de perfeccionismo que todos compartimos, así como la calidad de los contenidos.

Nuestro proyecto fluye en la era de acuario, que nos brinda la tecnológica y donde se tiene acceso a información, que ha estado oculta durante milenios y que sin duda alguna en otra época sería inviable este proyecto.

Lo que sí puedo decir es que el velo está cayendo y la humanidad despertando.

Se han creído mentiras como verdades y ahora quienes estamos despiertos, que somos cada vez más, contribuimos a una frase muy conocida: “la verdad os hará libres”.

Ser libre y feliz te motiva a construir un mundo mejor donde no solo miras tu satisfacción o felicidad personal, pues generas una experiencia de cambio para las próximas generaciones.