Escrivá avanza un alza de 42.000 afiliados medios en noviembre y de más de 90.000 sin la estacionalidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha adelantado este miércoles que la afiliación a la Seguridad Social aumentará en noviembre en unos 42.000 trabajadores en términos promedios, un dato «históricamente altísimo», ha destacado el ministro, debido a que el mes de noviembre suele caer el empleo por la finalización de contratos ligados al verano.

En rueda de prensa para presentar los datos de afiliación de la primera quincena de noviembre, Escrivá ha señalado que, en términos desestacionalizados, el repunte de la afiliación en noviembre será superior a las 90.000 personas, de forma que se acumularán ya siete meses consecutivos de alzas y el total de cotizantes sobrepasará los 19,75 millones de personas, por encima del nivel previo a la pandemia y del que había antes de la crisis financiera de 2008.

«Estamos en un mes de intensísimo crecimiento del empleo (…) Se confirma rotundamente que noviembre mantiene la tendencia de enorme vigor en el mercado laboral», ha apuntado Escrivá, que ha añadido que el número de afiliados ha aumentado entre mayo y noviembre en 730.000 cotizantes, el doble de lo que suele hacerlo durante este mismo periodo en otros años.

Si a esta cifra se le suman los trabajadores que estaban en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) a jornada completa, el total de trabajadores que se han incorporado a la actividad desde mayo asciende a más de 1,1 millones.

Entre el 15 de noviembre de 2019 y el 15 de noviembre de 2021, es decir, en los últimos dos años, la afiliación ha crecido en 371.000 cotizantes tras aumentar los trabajadores indefinidos en 482.000 personas y disminuir los temporales en 111.000.

El titular de la cartera de Seguridad Social ha hecho hincapié en que el buen comportamiento de la afiliación es generalizado a nivel provincial, pues prácticamente todas las provincias registran ya un volumen de cotizantes más alto que antes de la llegada del Covid.

De hecho, en casi la mitad de ellas el nivel de empleo actual es un 2% superior al que existía antes de la pandemia, en febrero de 2020, según ha resaltado el ministro.

Escrivá ha destacado además que durante la primera quincena de noviembre el empleo asalariado está creciendo por encima del patrón habitual de este mes, observándose también «la misma dinámica positiva» en lo que respecta a los trabajadores autónomos.

Simultáneamente a esta «intensa» creación de empleo, Escrivá ha destacado que se siguen reduciendo los trabajadores en ERTE, aunque ha pedido «cautela» a la espera de que se depuren los datos por el cambio en noviembre al nuevo modelo de ERTE ligado a formación.

50.000 TRABAJADORES MENOS EN ERTE

En concreto, en la primera quincena de noviembre los trabajadores en ERTE se han reducido en 50.146 personas respecto al mes anterior, hasta un total de 140.572, lo que supone una reducción en valores relativos del 26%, «la más alta en una primera quincena de un mes desde hace mucho tiempo», ha destacado el ministro.

De estos 140.572 trabajadores en ERTE, 47.619 están suspendidos a tiempo parcial y 92.953 a tiempo completo. En tres meses, el total de trabajadores en ERTE se ha reducido a la mitad.

Según ha explicado Escrivá, el dinamismo del mercado laboral que adelantan los datos de noviembre se debe a que los sectores que contaban con más restricciones por el Covid, hostelería y actividades artísticas y recreativas, siguen recuperando actividad, pero no lo están haciendo solos, pues otros sectores, como la industria, las actividades profesionales y las auxiliares también están mostrando crecimientos «significativos» en su volumen de afiliados.

«Todo esto nos lleva a niveles de afiliación superiores a los de antes de la pandemia. Los alcanzamos en torno al verano y los seguimos manteniendo y consolidando», ha afirmado el ministro, que ha reconocido que estos ritmos de creación de empleo no podrán mantenerse muchos meses más.

«Por mucho dinamismo que haya, estos ritmos no son sostenibles en el tiempo en ningún caso, pero los niveles se van consolidando cada vez más altos. Mi impresión es que en este momento, más allá de que la incidencia acumulada se esté ajustando al alza, es que los niveles de afectación sobre la salud son más moderados y eso debería ser compatible con niveles de actividad y movilidad muy amplios», ha subrayado.